Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

17/02/13 - 00:00 Internacionales

Trono de San Pedro genera lucha

Las intrigas por el poder en el Vaticano, los escándalos por los abusos sexuales de clérigos, la controvertida gestión del banco de la Iglesia Católica, la difícil relación con el islam y las resistencias de algunos católicos derrotaron a Benedicto XVI que deja una herencia delicada a su sucesor, cuya elección abre luchas internas.

POR REDACCIóN INTERNACIONAL*

El lunes último el Papa anunció su renuncia como jefe de la Iglesia para el 28 de febrero próximo. A partir de esa fecha se comenzará a organizar el cónclave de 117 cardenales que elegirán al nuevo pontífice, reunión que estará marcada por al menos dos corrientes que quieren dirigir el Vaticano y que evidencian claras diferencias.

La Iglesia no es un macropartido político ni una multinacional, pero sí una institución humano-divina o divino-humana y, como tal, está sometida a las consiguientes luchas por el poder, que se tornan encarnizadas cuando un pontificado llega a su final. Es entonces cuando las distintas corrientes se disputan la preeminencia y utilizan todos los medios a su alcance para imponer sus tesis, cita en su momento el analista José Manuel Vidal en el diario español El Mundo.es.

Desde el momento en que un pontífice reinante da muestras de la más mínima debilidad, comienzan lo que en lenguaje eclesiástico suele denominarse “las santas hostilidades”: las corrientes se organizan, pululan los “grandes electores”, cada sector ocupa posiciones y empiezan a barajarse los nombres y los perfiles de los eventuales papables.

Sin propaganda ni carteles, siempre callada y sigilosamente, con prudencia y delicadeza, los principales candidatos afilan sus armas y se lanzan a una campaña sutil, pero intensa, en busca del poder-servicio, refiere Vidal.

Diplomáticos vs Bertonianos

No es de extrañar que en Roma se dice que la Curia —conjunto de órganos de gobierno de la Iglesia Católica— está dividida en dos mitades: los que tienen en sus manos las palancas del poder y los que esperan ansiosamente el cambio de turno. Algo que, como dicen los miembros de ambas mitades, tiene incluso su lógica evangélica y su mística primigenia, porque ya los 12 discípulos se disputaban la preeminencia en el Reino y la colocación a la derecha o a la izquierda de Jesús.

Las corrientes colocan a sus peones y establecen sus respectivas estrategias. En estos momentos, en la Curia romana hay dos grandes bandos: el de los diplomáticos, al que algunos llaman también la vieja guardia, yel de los bertonianos. El primero está formado por cardenales curiales procedentes de la carrera diplomática. Con dos capitanes: el anterior secretario de Estado, Ángelo Sodano, y el prefecto emérito de obispos, Giovanni Battista Re. Los dos dominaron la Curia durante el largo pontificado de Juan Pablo II y consideran que los suyos deben seguir haciéndolo, por el mayor bien de la Iglesia, asegura el analista Vidal.

De hecho, la lucha encarnizada contra el jefe de filas del otro bando, el cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone, comenzó antes de que este fuera designado oficialmente por el Papa para tan delicado puesto. Aducían y aducen que Bertone, un salesiano sin experiencia diplomática, no era el candidato idóneo para llevar las riendas de la sala de máquinas de la Iglesia. Vidal dice que, según ellos, el hombre capaz de hacerlo era el cardenal Re, pero no el pastoralista Bertone.

Para protegerse, Bertone comenzó a laminar a los miembros de su corriente de los diplomáticos y a colocar a los suyos en los puestos de máximo relieve. Entre los miembros del bando bertoniano destacan los cardenales Giuseppe Versaldi y Giuseppe Bertello. Entre los diplomáticos, además de los dos jefes de fila, figuran, por ejemplo, los cardenales Attilio Nicora y Carlo María Viganó.

No hay entre ambas corrientes grandes diferencias teológico-eclesiales, sino solo de gestión del poder, del dinero y, especialmente, de la estrecha relación que el Vaticano siguen manteniendo con la economía y con la política italiana, señala Vidal.

Los extranjeros

Ajenos a luchas e intrigas, los cardenales extranjeros, los que no son de la Curia ni de Italia, comienzan a unir fuerzas para crear otra corriente.

Vidal dice que en el lado de los extranjeros fulgen con luz propia el cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa, Honduras; el cardenal Odilo Pedro Scherer, arzobispo de Sao Paulo, Brasil; o Christoph Schönborn, arzobispo de Viena, Austria. Este equipo podría proponer a alguno de sus miembros o apostar por algún curial extranjero, como el africano Peter Turkson o al canadiense, Marc Ouellet.

Dentro de cada gran grupo, hay diversos subclanes, corrientes, camarillas y lobbys, asevera Vidal. Por ejemplo, el clan cercano al Opus Dei. O el de los vinculados a Comunión y Liberación. O los relacionados con los Caballeros de Colón. O la cofradía curial, de la que forman parte toda una serie de cardenales, obispos, prelados y seglares.

Para alcanzar el poder —incluso en la Iglesia— no se puede ir por la libre. Los curiales tienen que elegir familia adoptiva y jefe, al que prestan máxima atención y tributan un homenaje incondicional, dice Vidal.

Intrigas y escándalos

El futuro papa deberá combatir los casos de abusos sexuales denunciados contra sacerdotes en varios países en las décadas de 1960, 1970 y 1980, así como atender las protestas que solicitan mayor democracia y apertura.

Las denuncias de corrupción en el Banco Vaticano es otro caso que el nuevo pontífice debe afrontar; la reforma de la Curia es otro de los retos, luego de la filtración de un centenar de documentos confidenciales e internos por parte del ahora exmayordomo del Papa, Paolo Gabriele, el llamado escándalo de Vatileaks; fortalecer las relaciones con el islam y los judíos; y mostrar apertura en los temas sociales de eutanasia, aborto y matrimonio gay.


Más noticias de Internacionales

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.