Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

27/07/13 - 09:14 Internacionales

El Papa pide buscar a Cristo en las favelas; miles peregrinan hacia la playa

El papa Francisco urgió el sábado a sacerdotes de todo el mundo a trabajar en "favelas, cantegriles, villas miseria", mientras cientos de miles de jóvenes católicos peregrinaban desde el centro de Rio hacia la playa de Copacabana, donde celebrarán una vigilia arrullada por las olas.

RÍO DE JANEIRO-"Debemos estar muy orgullosos de nuestra vocación, que nos da la oportunidad de servir a Cristo en los pobres. Es en las favelas, cantegriles, villas miseria, donde hay que ir a buscar y servir a Cristo", dijo en español el Papa argentino, de 76 años, en una misa en la catedral de Rio de Janeiro.

"No podemos quedarnos enclaustrados en la parroquia, en nuestra comunidad, cuando tantas personas están esperando el Evangelio", sostuvo ante miles de cardenales, obispos, sacerdotes y seminaristas de 170 países, que asisten a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

El primer Papa latinoamericano condenó también fuertemente la actual "cultura de la exclusión" y "del descarte", donde "no hay lugar para el anciano ni para el hijo no deseado" y donde las relaciones humanas están reguladas para algunos por "la eficiencia y el pragmatismo".

"Tengan el valor de ir contra la corriente eficientista, de esta cultura del descarte" donde la solidaridad "es casi una mala palabra", pidió a los religiosos.

La playa de Copacabana, donde normalmente retozan cariocas de esculturales cuerpos en diminutos trajes de baño, se convirtió este sábado gris y frío en el destino de una peregrinación de cientos de miles de jóvenes católicos, que acamparán en la arena luego de escuchar una plegaria del Papa.

Francisco buscará entonces revitalizar la fe de los peregrinos, en momentos en que la Iglesia pierde fieles, sobre todo jóvenes, que engrosan las filas de los evangélicos o se apartan de las religiones.

Con un rosario de madera en mano y la bandera argentina a modo de bufanda, Diego Vera, un abogado de Santa Fe de 27 años, marchaba desde el centro hacia la playa junto a miles de peregrinos, cargando colchonetas y carpas, bailando y cantando.

"Esta peregrinación es la reunión de toda la Iglesia joven del mundo hacia la figura del Papa; representa el sacrificio, pero hay que vivirla con alegría", explicó a la AFP el joven, feliz de tener "un Papa que habla de 'vos'".

"Es tan cercano, es tan extraño escuchar al Papa y sentir que es como escuchar a tu párroco. Nos habla de igual a igual, sin lenguaje rebuscado y sobre todo, nos ha pedido que armemos lío, que saquemos la Iglesia a la calle, que no licuemos la fe, que cuidemos a los ancianos", afirmó.

"¡Esta es la juventud del Papa!", gritaba una monja veterana que acompaña la peregrinación, agitando un paraguas cerrado hacia el cielo, cargado de nubes.

Durante sus seis días de estadía en Brasil, Francisco ha pedido a los jóvenes conservar la fe en la Iglesia pese a los malos sacerdotes y en las instituciones políticas a pesar de la corrupción, tras masivas manifestaciones protagonizadas por jóvenes que un mes atrás han sacudido a este país.

El Papa, entronizado en marzo en reemplazo del renunciante Benedicto XVI, enfrenta el desafío de renovar una Iglesia en crisis tras escándalos de corrupción y pedofilia.

También debe seguir conquistando fieles pese a que la Iglesia mantiene dogmas, desafiados a veces por jóvenes, como la oposición al uso del preservativo, al divorcio, a la homosexualidad, al aborto hasta en casos de violación y sigue exigiendo la virginidad hasta el matrimonio.

A raíz de las lluvias torrenciales que inundaron el "campus fidei" de Guaratiba, a 60 km del centro de Rio -adonde debía llegar la peregrinación y celebrarse la vigilia y la misa final de la JMJ- los tres eventos fueron trasladados a la playa de Copacabana.

El asunto puso en un aprieto a las autoridades de Rio, que hicieron un inhabitual mea culpa. La organización de la JMJ es considerada un test antes del Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Francisco también se reunirá el sábado con políticos, representantes de la sociedad civil y de la cultura en el Teatro Municipal. Luego almorzará con cardenales y obispos brasileños y se paseará tres veces en papamóvil descubierto por la ciudad, en una demostración más del contacto que ansía con los fieles.

POR AFP / Brasil

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.