Internacional

Aristegui ve a la Presidencia mexicana detrás de su despido

La popular periodista mexicana Carmen Aristegui afirmó que sospecha que el gobierno está detrás de su reciente despido de su noticiero radial por su investigación sobre la polémica compra de una mansión por la primera dama.

Por México/AFP-AP

 Carmen Aristegui da una conferencia de prensa en la Ciudad de México. (Foto Prensa Libre:EFE)EFE
Carmen Aristegui da una conferencia de prensa en la Ciudad de México. (Foto Prensa Libre:EFE)EFE

La manera en que los dueños de la emisora MVS Radio “hicieron las cosas, la manera en que escalaron el asunto evidentemente nos hace pensar, pero no tenemos un papel que lo demuestre, que ha habido una intervención gubernamental“, dijo la comunicadora en una conferencia de prensa transmitida en su portal de noticias.

La titular de uno de los noticieros matutinos más seguidos en la radio mexicana fue despedida el domingo recién pasado, apenas tres días después de que fueran cesados dos miembros de su equipo.

Estos dos periodistas fueron corresponsables del reportaje que reveló en noviembre la controvertida compra de una lujosa mansión por la primera dama, la exactriz de telenovelas Angélica Rivera, a un importante contratista gubernamental.

Cuestionada sobre si su investigación sobre la mansión fue el problema de fondo del despido, la periodista respondió: “Sospecho.”

“No me imagino una cosa de este tamaño sin algún tipo, por lo menos de anuencia, del máximo poder presidencial o de los más altos poderes“, añadió la comunicadora, quien en el 2011 ya fue despedida cuando pidió al aire a la Presidencia una postura sobre los rumores de alcoholismo del expresidente Felipe Calderón (2006-2012).

En ese entonces, la también conductora de CNN en español fue readmitida tras una negociación con MVS.

Esta semana, la secretaría (ministerio) emitió un comunicado diciendo que el conflicto entre MVS y Aristegui es un “asunto entre particulares.” Este jueves, no fue posible obtener un comentario inmediato de la Presidencia sobre las declaraciones de la periodista.

MVS justificó el domingo el despido de Aristegui por su exigencia de readmitir a sus dos colaboradores, a quienes le empresa dijo cesó por anunciar sin permiso la participación de la emisora en Méxicoleaks, una plataforma digital para recibir filtraciones sobre corrupción.

Este jueves, Aristegui calificó esta medida como un pretexto, un “conflicto artificial” que se podía arreglar con un “telefonazo.”

La periodista hizo un llamado a los dueños de MVS a solucionar el conflicto y volver con su equipo para evitar una solución en los tribunales.

“Demos la vuelta a la página y no nos lleven a buscar el amparo de la justicia“, advirtió en la transmisión, en la que aceptó algunas preguntas vía Twitter.

Aristegui y su equipo habían convocado más temprano a una conferencia de prensa en un museo de Ciudad de México pero problemas de organización y seguridad impidieron que se celebrara.

-Emisora no la readmitirá-

La emisora mexicana de Radio MVS no aceptó las condiciones para su readmisión planteadas por Carmen Aristegui, la periodista cuyo despido, junto al de varios miembros de su equipo, ha desatado un debate sobre la libertad de expresión en México.

“No me imagino una cosa de este tamaño sin algún tipo, por lo menos de anuencia, del máximo poder presidencial o de los más altos poderes“, añadió Aristegui.

“La periodista fijó como condición inamovible para resolver el problema que enfrentamos, la reinstalación de los dos reporteros separados de su cargo. Como empresa no podemos aceptar condicionamientos o ultimátums de nuestros colaboradores” , dijo en un comunicado Felipe Chao, vicepresidente de Relaciones Interinstitucionales de MVS Comunicaciones. Aristegui había exigido en una declaración transmitida por internet su readmisión y la de sus colaboradores despedidos y convocó a los ejecutivos de la empresa a una reunión para elpróximo lunes como la única manera de evitar llegar a los tribunales.

El jueves afirmó que “si MVS no acepta nuestra propuesta y la justicia no nos ampara, habremos perdido los periodistas en general. Será una señal muy fuerte y ominosa, algo que no abonará a las libertades de los periodistas” .

El conflicto comenzó cuando la emisora despidió a los reporteros Daniel Lizárraga e Irving Huerta, del equipo de investigación de Aristegui. El motivo fue, según la empresa, que ambos hicieron un uso indebido y sin permiso del nombre y los logotipos de la compañía al utilizarlos durante la presentación de MexicoLeaks, una plataforma que permite que se filtren documentos a un grupo de periodistas de manera anónima.

Tras sus despidos Aristegui solicitó a la empresa que los readmitiera.

La empresa reaccionó explicando que el motivo de los despidos era la “pérdida de confianza” en ellos y despidió también a Aristegui alegando que no permitía exigencias de sus empleados.

Algunos, entre los que se encuentra la propia Aristegui, han relacionado la decisión de la empresa, que está adquiriendo dimensión de debate público nacional e internacional, con presiones del gobierno federal por las investigaciones que había hecho su equipo, en particular la revelación de que la primera dama de México adquirió una mansión millonaria a un contratista público cercano al presidente Enrique Peña Nieto.

El ejecutivo de MVS explicó que esa interpretación es errónea.

“Carmen sabe muy bien que en el mes de diciembre, pocos días después de la difusión del reportaje de la Casa Blanca, su contrato fue renovado. Hace quince días se le autorizó la compra del automóvil de lujo que le proporciona la empresa, con el doble de valor del establecido en el contrato.

Se renovaron las cortinillas para la difusión de su noticiero y a la mayoría de la gente de su equipo se les incrementó el sueldo” , dijo Chao.

“Que quede claro: lo que desencadenó esta situación fue el ultimátum que la periodista le fijó a la empresa. Nada más, pero nada menos” . Chao es hermano de Andrés Chao, subsecretario de Medios del gobierno de Peña Nieto.