Internacional

Asad dispuesto a aceptar un gobierno de unidad nacional, opositores sirios lo rechazan

El presidente sirio Bashar al Asad se mostró dispuesto este miércoles a aceptar un gobierno de transición que incluya a sus fuerzas y a la oposición, una propuesta rechazada tajantemente por el principal grupo contrario al régimen.

Por Moscú/AFP

El presidente sirio, Bashar al Asad, (de espaldas), conversa con el periodista de la agencia rusa RIA Novosti. (Foto Prensa Libre: AFP).
El presidente sirio, Bashar al Asad, (de espaldas), conversa con el periodista de la agencia rusa RIA Novosti. (Foto Prensa Libre: AFP).

Asad se mostró favorable a que "las fuerzas independientes, al igual que las fuerzas de oposición y las que son leales al poder, estén representadas" en un futuro gobierno, según una entrevista concedida a la agencia de prensa rusa Ria Novosti.

El presidente precisó igualmente que un primer "proyecto de constitución puede estar listo en algunas semanas". Rusia y Estados Unidos habían anunciado por su lado que esperaban un borrador del proyecto antes de agosto.

Pero rápidamente los opositores denostaron la propuesta del presidente. "Las resoluciones internacionales hablan (...) de la formación de un órgano de transición dotado de plenos poderes, incluidos los poderes presidenciales.

Migraciones por la guerra

  • 480 mil sirios que huyen de la guerra necesitan de un país refugio.
  • 3.9 millones de sirios han sido acogidos en los países vecinos, Líbano, Turquía y Jordania.
  • 67,100 refugiados, solo el 1.39% del total, han recibido los países ricos.

Asad no debe permanecer ni una hora más tras la formación" de ese órgano, afirmó a la AFP Asaad al Zoabi, jefe de la delegación del Alto comité de negociaciones (oposición) en Ginebra.

"Bashar y su banda viven en otro planeta", añadió.

Un gobierno sirio que incluya a Asad no sería un avance, reaccionó por su parte el portavoz de Casa Blanca, Josh Earnest.

Según la hoja de ruta fijada por la ONU, las negociaciones indirectas entre el regimen sirio y la oposición, en curso en Ginebra desde mediados de marzo, deben conducir a la implementación de un órgano de transición en Siria en un plazo de seis meses, la redacción de una nueva constitución, y la celebración de elecciones legislativas y presidencial en un período de 18 meses.

Asad se enfrenta a una fuerte presión internacional para colaborar con la oposición, a la que ahora el presidente propone incluso discutir la composición ministerial del un hipotético gabinete de transición.

"Mayor crisis de nuestro tiempo"

Entretanto, el secretario general de la ONU Ban Ki-moon afirmó que la crisis de los refugiados requiere "un aumento exponencial de la solidaridad mundial", y pidió a los países desarrollados que acojan a medio millón de sirios en los próximos tres años.





Al menos 480.000 sirios, o sea el 10% de los refugiados y desplazados que huyeron del conflicto, necesitan un país de acogida durante los tres próximos años.

"Los vecinos de Siria demostraron una hospitalidad excepcional", recordó Ban durante una conferencia en Ginebra.

Líbano acogió a más de un millón de sirios, Turquía a más de 2,7 millones y Jordania a más de 600.000.

Según un informe publicado el martes por la oenegé británica Oxfam, los países ricos sólo reasentaron 67.100 refugiados, es decir el 1,39% del total.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi, dijo por su lado que las condiciones de vida en los países vecinos de Siria son "cada vez más difíciles".

"No podemos responder a una crisis global de refugiados (...) cerrando puertas y elevando muros" añadió, aludiendo al acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Turquía sobre la devolución de migrantes que llegan a Grecia.

Grandi lamentó además que más del 50% de los 11.000 millones de dólares prometidos en febrero en la conferencia de donantes de Londres en favor de Siria y países vecinos no habían sido aún financiados.}

  • VIDEO | Sátira de una niña siria sobre la guerra en su país




Intensos bombardeos

En el terreno militar, las tropas de Damasco siguen su ofensiva contra el grupo Estado Islámico (EI) en el centro de Siria tras la reconquista de la ciudad de Palmira, abandonada por sus habitantes.

El ejército intenta asegurar el control de Palmira e impedir que los yihadistas ataquen otra vez.

"La artillería siria bombardea intensamente las zonas de combate", dijo la oenegé Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). La aviación también bombardea Sokhné, al este de Palmira, donde se han refugiado los yihadistas.

Si el régimen conquista esta ciudad, estaría a las puertas de la provincia petrolera de Deir Ezzor (este), controlada en gran parte por el EI.