Internacional

Ataques y choques dejan 170 palestinos y 27 israelíes muertos en 2015

 La Oficina para la Coordinación de los Asuntos Humanitarios de la ONU  (OCHA) ofreció el miércoles un recuento de fallecidos en el conflicto en Oriente Medio durante el 2015, que asciende a 170 palestinos y 27 israelíes, en ataques y enfrentamientos en el territorio palestino ocupado e Israel.

Por Jerusalén/EFE

<span class="hps">Policías</span> <span class="hps">israelíes</span> <span class="hps">inspeccionan</span> <span class="hps">el cuerpo de un</span> <span class="hps">presunto agresor</span> <span class="hps">palestino</span> <span class="hps">en Jerusalén.</span>
Policías israelíes inspeccionan el cuerpo de un presunto agresor palestino en Jerusalén.

En un comunicado la Oficina de la ONU ofrece los datos desde comienzos de año hasta el 28 de diciembre.

El 83 por ciento  (141) de los palestinos, y el 85 por ciento  (22) de los muertos israelíes se han registrado en la actual ola de violencia, que se inició el pasado 1 de octubre.

Precisa el informe que alrededor del 63 por ciento de los decesos palestinos desde esa fecha fueron de agresores o supuestos autores de ataques contra israelíes.

La OCHA también cifra en 15 mil 377 los heridos palestinos y en 350, los israelíes, durante el año que concluye mañana, jueves.

En torno al 90 por ciento de los heridos palestinos se registraron en el territorio ocupado de Cisjordania y Jerusalén Este, en su gran mayoría durante manifestaciones y enfrentamientos.

La mayoría de los palestinos murieron abatidos tras cometer o intentar cometer un ataque, en lo que algunos ya califican de tercera “intifada”  o levantamiento.

Alrededor del 56 por ciento de los damnificados lo fueron por inhalación de gas lacrimógeno que requirió intervención médica; el 25 por ciento resultó herido por balas recauchutadas; el 14 por ciento, por fuego real y el resto por agresiones físicas u otro tipo de lesiones.

El informe sobre el 2015 recoge que 530 estructuras palestinas fueron destruidas por las autoridades israelíes en Cisjordania y Jerusalén Este, provocando el desplazamiento de 742 palestinos, y afectó a otras 2 mil 600 personas.

La mayor parte de estas infraestructuras fueron destruidas por la falta de permisos de construcción emitidos por las autoridades israelíes.

Y un total de 19 viviendas de familiares y residencias vecinas de palestinos acusados de cometer ataques contra israelíes fueron destruidas por Israel por razones punitivas.