Internacional

Aumentan a 24 los muertos por explosión de Pemex

La cifra de muertos por la explosión en un complejo petroquímico Pemex en el estado mexicano de Veracruz subió el jueves por la noche a 24, pero la dimensión de la tragedia humana sigue incierta y las autoridades reconocen que el saldo de víctimas fatales pude aumentar.

Por Coatzacoalcos/AFP

<span>Empleados, familiares</span> <span>y personal de seguridad</span> <span>se reúnen</span> frente a <span> la <span>petroquímica</span></span> <span>Pemex</span>, <span>en </span><span>Veracruz</span><span>,</span> <span>México.(AFP).</span>
Empleados, familiares y personal de seguridad se reúnen frente a  la petroquímica Pemex, en Veracruz, México.(AFP).

El director general de la empresa estatal Petróleos Mexicanos  (Pemex) , José Antonio González Anaya, informó en conferencia de prensa que la cifra de trabajadores fallecidos a causa de la explosión ascendió a 24, y que permanecen hospitalizadas 19 personas, 13 de ellas de gravedad.

Previamente el jueves, Pemex había elevado de tres a 13 la cifra de víctimas fatales del estallido registrado este miércoles en la planta Clorados 3 de la empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo  (PMV) en el Complejo Petroquímico Pajaritos del puerto de Coatzacoalcos, Veracruz.

Tanto González Anaya como el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, habían reconocido la posibilidad de que la cifra de decesos se elevara debido a que había 18 personas desaparecidas y a que aún no se completaba la inspección de las instalaciones siniestradas.

“La cifra (de fallecidos) podría incrementarse”, dijo Puente en una entrevista, pero de momento no se ha podido entrar a la parte interior de la instalación “por riesgo de colapso de la infraestructura”.

Añadió que la fiscalía de Veracruz participa en la identificación de las personas que han perdido la vida, y que se ha establecido contacto con los familiares de los trabajadores desaparecidos.

“Hasta el momento no supera 18 (el número de) familias que buscan a alguna persona desaparecida” , dijo. Hasta ahora no está claro si la cifra de desaparecidos sigue siendo la misma en vista de la actualización del número de muertos.

Por su parte, Antonio Carrillo, director general de Mexichem, la empresa que opera la planta Clorados 3 de PMV en sociedad con Pemex, dijo que “se generó una fuga que ocasionó una explosión” .

“Sabemos que fue una fuga, no sabemos exactamente por qué. Es una planta a la cual estábamos modernizando y metiendo gran inversión para meter tecnología de punta. Teníamos muchísimos contratistas y trabajadores que hacían mejoras de clase mundial. No sé qué pasó” , declaró.

Respecto a la posibilidad que se incremente la cifra de pérdidas humanas, reconoció que así podría ser. “Desgraciadamente creemos que puede haber algunos otros cuerpos ahí, no sabemos cuántos” , puntualizó.

En el mismo sentido, González Anaya dijo que la explosión “fue causada por una fuga” , aunque aclaró que aún se desconoce por qué ocurrió.

En tanto, decenas de personas que esperan noticias sobre los heridos se arremolinan afuera de los hospitales públicos de Coatzacoalcos, mientras que quienes tienen a un familiar desaparecido se concentraron a las afueras del complejo.

La poca información que fluye sobre la condición de los lesionados y el número exacto de fallecidos mantienen a punto del colapso a los familiares.

Varios de ellos, armados con palos y piedras, agredieron a miembros del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana que pasaban en dos vehículos de lujo frente a la planta siniestrada, a quienes reclamaron la falta de apoyo en medio de la tragedia.

Uno de los vehículos logró huir de la zona con los cristales rotos, pero el segundo fue apedreado y sus neumáticos desinflados.

Más tarde otro grupo, después de horas de espera en las inmediaciones del complejo, se enfrentó con miembros del Ejército y la Marina al intentar ingresar a las instalaciones para conocer la suerte de sus seres queridos.

A empujones y lanzando botellas de agua a los soldados, los familiares exigían a gritos información e ingresar al complejo para identificar los cuerpos hallados en la zona, pero al cabo de cinco minutos las fuerzas castrenses lograron detener a la multitud.

El director de Pemex se reunió con familiares de los trabajadores desaparecidos, “con quienes establecimos mecanismos para mantenerlos informados de manera permanente”, indicó en un mensaje a través de Facebook.

El presidente Enrique Peña Nieto viajó esta tarde al lugar para expresar su solidaridad a los familiares de las víctimas y conocer de primera mano los detalles de lo ocurrido.

Acompañado por González Anaya y por el secretario de Gobernación, Miguel ngel Osorio, entre otras autoridades federales, el mandatario hizo un recorrido por el complejo de Pajaritos.

El historial negro de Pemex

La explosión se registró en torno a las 15.15 locales  (20.15 GMT) y estremeció a una amplia zona de Coatzacoalcos, desencadenando escenas de pánico y obligando al desalojo de unos dos mil pobladores, que regresaron a sus hogares el mismo miércoles recién pasado tras descartarse riesgos de contaminación.

La vida en Coatzacoalcos, de unos 235 mil habitantes, volvía a su normalidad la mañana del jueves, con comercios abiertos y autos transitando por las calles, aunque las clases fueron suspendidas.

En los últimos años se han registrado distintos percances en instalaciones de Pemex ya sea por accidentes dentro de las plantas o por explosiones en ductos de gasolina que son perforados por grupos criminales que trafican este combustible.

Uno de los siniestros más aparatosos se registró en enero de 2013 cuando 37 personas murieron por un estallido en la sede de Pemex en Ciudad de México.

En septiembre de 2012, una explosión de gas en una planta en la ciudad de Reynosa  (Tamaulipas, noreste) dejó un saldo de 30 trabajadores muertos.

Pemex, que ha sido por años primordial para la economía mexicana, ahora aporta poco menos de 20% a los ingresos del país ante afronta la caída de los precios internacionales de petróleo, el robo de combustible por parte del crimen organizado y una drástica baja de su producción, de 3,4 millones de barriles diarios en el 2004 contra 2.2 millones en el 2015.