Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

17/01/13 - 07:34 Internacionales

Todos los Boeing 787 permanecerán en tierra aunque la investigación dure semanas

La Autoridad Federal de Aviación estadounidense (FAA) lanzó una prohibición mundial de vuelo sobre todos los Boeing 787 Dreamliner, después de que se produjeran una serie de incidentes en algunos de estos aparatos, aplicando una medida muy dura si se tiene en cuenta que las investigaciones sobre las baterías podrían durar semanas.

TOKIO.-  La flota, integrada por 50 Boeing 787, de los que las compañías japonesas explotan 24, está inmovilizada sine die.

"Es una decisión poco frecuente", declaró a la AFP un portavoz de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA), destacando que solo el país de fabricación del aparato podía tomar una decisión semejante a nivel mundial.

Antes de tomar esta decisión radical, la FAA ordenó el miércoles que los seis Boeing de United Airlines permanecieran en tierra. Este anuncio llevó al ministerio japonés de Transportes a hacer lo mismo con las 17 aeronaves de All Nippon Airways (ANA) y las siete de Japan Airlines (JAL), que ya descansaban en la pista desde hacía horas.

"Tras la decisión de la FAA, los Boeing 787 no estarán autorizados a despegar hasta que se garantice que las baterías son seguras", declaró Hiroshi Kajiyama, viceministro de Transportes japonés, que hizo referencia también a otras piezas relacionadas.

Un Dreamliner de la compañía ANA tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia el miércoles por la mañana en Takamastu (sur de Japón) debido a una alarma que señalaba la existencia de humo y por la presencia de un fuerte olor a bordo que procedía de la batería.

Se trata del segundo incidente que se produce este mes relacionado con una batería de litio-ión, después del problema que sufrió la semana pasada un aparato de la compañía JAL en Boston, que conllevó la fuga de electrólitos inflamables y emanaciones de calor y humo, según la FAA.

Las autoridades no permitirán que los Dreamliner vuelvan a despegar mientras las baterías no sean consideradas seguras.

En Japón, los investigadores que la Oficina de Aviación Civil y de la Comisión de Seguridad enviaron a Takamatsu se concentran también en el examen de la batería, fabricada por la empresa japonesa GS Yuasa, e integrada en un equipo eléctrico diseñado por el grupo francés Thales. "La batería muestra anomalías visibles a simple vista, pero el sistema eléctrico es complejo y exige otras investigaciones", precisó Kajiyama.

A petición de las autoridades, GS Yuasa, envió este jueves por la mañana a tres ingenieros a Takamatsu.

"No sabemos si el problema procede de la batería en sí o del sistema eléctrico en el que está integrada", indicó una portavoz del subcontratista. "Es imposible predecir en este momento cuánto tiempo durará la investigación, ya sea en días o en semanas, ya que hay que estudiar todo el sistema y GS Yuasa no es el único actor implicado", precisó.

"Un recalentamiento puede estar ocasionado por la instalación eléctrica y no proceder de un defecto de la batería", confirmó Tatsuo Nishina, especialista en baterías de la universidad de Yamagata. De hecho, "si el dispositivo está diseñado por gente que no conoce el mecanismo de las baterías litio-ión, puede causar problemas", insistió Nishina.

La semana pasada, unos técnicos de GS Yuasa acudieron a Estados Unidos tras un conato de incendio provocado por una batería en otro Boeing 787 de Japan Airlines que acababa de aterrizar en Boston.

Además de estos dos incidentes con la batería, en dos semanas se produjeron otras cinco averías en aparatos japoneses del último modelo de Boeing, lo que llevó a la FAA a iniciar una investigación "en profundidad" del 787. Una investigadora de la Oficina Estadounidense de Seguridad en el Transporte (NTSB) también llegó a Japón.

Frente a estos reveses, el director ejecutivo de Boeing, Jim McNerney, aseguró que tomarán "en los próximos días todas las medidas necesarias para garantizar a nuestros clientes y a los viajeros la seguridad del 787 y para que estos aviones retomen su servicio", en un comunicado publicado después de la decisión de las autoridades estadounidenses. "Tenemos confianza en que el 787 es seguro", insistió.

Por su parte, el director ejecutivo de Airbus, Fabrice Brégier, consideró este jueves que no había "razones para cambiar" la arquitectura eléctrica del A350 y juzgó prematuro analizar la prohibición de vuelo de los Boeing 787. Sin embargo, "si la FAA emitiera directivas y recomendaciones, las estudiaremos muy seriamente y veremos si puede aplicarse al A350", añadió durante una rueda de prensa.

POR AGENCIA AFP / Japón

Herramientas

Tags

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.