BBCMundo

El irónico caso del pastor estadounidense que atribuyó los desastres naturales a los gays y tuvo que desalojar su casa tras una inundación

Fue como si el cielo lo hubiera oído y un año después le hubiera respondido con lluvias torrenciales.

Por BBC Mundo

Archivado en:

BBC Mundo Homofobia Religión
Perkins describió las inundaciones de Luisiana como de "proporciones casi bíblicas". GETTY IMAGES
Perkins describió las inundaciones de Luisiana como de "proporciones casi bíblicas". GETTY IMAGES

En el 2015, el líder conservador estadounidense Tony Perkins causó controversia cuando durante una entrevista dijo comulgar con la idea de que los desastres naturales son enviados por Dios. "Son un castigo por por el aborto y el matrimonio homosexual", aseguró.

Y esta semana se vio obligado a desalojar su casa en canoa por las fuertes inundaciones que están afectando al estado de Luisiana, en el sur de Estados Unidos.

La propiedad del pastor quedó parcialmente sumergida.





El propio Perkins, quien con ha igualado la homosexualidad a la pedofilia, y participara como orador en la Convención Nacional Republicana el pasado 21 de julio, compartió las fotografias del desastre en su cuenta de la red social Facebook.

También relató su experiencia en su programa de radio: "Tuvimos que huir en canoa. El agua llegó a tres metros de altura. Nuestra casa se inundó. Algunos de nuestros coches también".

Y declaró que el 80% de los miembros de su iglesia bautista fueron afectados por las lluvias.

"Ha sido una inundación de proporciones casi bíblicas", dijo después durante una entrevista con la organización conservadora que preside, Consejo de Investigación sobre la Familia (Family Research Council, en inglés).





La Cruz Roja utilizó otras palabras, y las denominó el peor desastre natural en Estados Unidos desde el huracán Sandy en el 2012.

Como consecuencia han muerto hasta ahora al menos 13 personas y miles quedaron atrapadas en sus casas y vehículos.

¿Retorcida justicia?

En 2015, Tony Perkins entrevistó al pastor mesiánico judío Jonathan Cahn, quien le dijo que el huracán Joaquín, que devastó Las Bahamas el año pasado, era una "señal de la ira de Dios".

Durante la entrevista, Cahn aseguró que la tormenta era una señal de que Dios estaba molesto con la legalización del matrimonio homosexual, el aborto y la relación entre las Naciones Unidas e Israel.

Perkins estuvo de acuerdo, y añadió: "Dios está tratando de enviarnos un mensaje".





Ahora, con la inundación de su casa, la historia ha dado un giro irónico.

Así destacan decenas de usuarios de las redes sociales.

"Tony Perkins debería replantear su teoría", señalan algunos.

Otros hablan de "karma", incluso parafraseándolo, de "justicia divina".