BBCMundo

Quién era Jacques Hamel, el cura de 85 años asesinado en la iglesia de St-Etienne-du-Rouvray en Francia

Se había jubilado hace casi una década, pero seguía trabajando como cura auxiliar en la iglesia Saint Etienne-du-Rouvray, un suburbio de Ruán, del noroeste de Francia.

Por BBC Mundo

El cura Jacques Hamel era una persona conocida en St-Etienne-du-Rouvray. AFP
El cura Jacques Hamel era una persona conocida en St-Etienne-du-Rouvray. AFP

La misma donde este martes fue asesinado por dos seguidores de Estado Islámico, que tomaron la parroquia por asalto.

Quienes lo conocieron dicen que el sacerdote francés Jacques Hamel era un hombre dedicado y valiente que había prometido servir a la iglesia "hasta su último aliento".

Tenía 85 años.

Cuando los dos atacantes irrumpieron en la iglesia, Hamel acababa de oficiar misa por la ausencia del cura habitual, Auste Moanda-Phuati.

Los dos hombres lo degollaron.

"Cuando los vi, me dije: bueno, esto es el final, se acabó", relató Danielle, una monja que estaba en la iglesia cuando entraron los agresores.

"Estaban tan motivados. Me dijeron ¡ustedes, cristianos! ¡Ustedes asesinos!", continuó.





Los atacantes subieron al altar y empezaron a rezar en árabe.

Luego obligaron a Hamel a arrodillarse y le dijeron que no se moviera.

"Simple y sin extravagancias"

"Él quería a todo el mundo, independientemente de su religión", afirmó la monja sobre el sacerdote asesinado.

"Era valiente. Los curas pueden jubilarse a los 75 años, pero él prefirió trabajar al servicio de la gente porque todavía se sentía fuerte", le dijo Moanda-Phuati al diario francés Le Figaro.

"¿Has visto alguna vez a un pastor retirado? Trabajaré hasta mi último aliento', solía decir, riendo".

"Era muy popular, un buen hombre, simple y sin extravagancias. Nos beneficiamos mucho de su experiencia y sabiduría en la parroquia de Saint-Etienne", añadió Moanda-Phuati.

"Sirvió a la gente durante gran parte de su vida".





Hamel nació en 1930 y se ordenó en 1958.

El padre Aime Remi Mputu Amba, deán de otra iglesia cercana, lo describió como un hombre de "gran discreción y grandes atenciones".

En una carta a la parroquia que envío el pasado mes, Hamel pidió a los parroquianos que pasaran tiempo con amigos y familia y que cuidaran a las personas que están solas.

"Sean considerados con el resto, sean quiénes sean", escribió.

"Indignado, conmocionado y triste"

Los parroquianos rindieron homenaje al cura.

"Era alguien apreciado por la comunidad", aseguró Eulalie Garcia, quien hizo clases de catecismo con Hamel cuando era niña.





"Todo el mundo lo conocía bien. Era alguien muy querido y un buen hombre", le explicó el pensionista Claude-Albert Seguin a la agencia AP.

Otro parroquiano escribió en Twitter: "El cura que murió me bautizó, me enseñó el Catecismo...estoy indignado, conmocionado, triste".

Mohammed Karabila, presidente del Consejo Regional de Normandía de la Fe Musulmana, quien trabajaba con Hamel en un comité interreligioso, lo describió como un "hombre de paz" que "dedicó su vida a sus ideas y religión".

El papa Francisco condenó el asesinato como "bárbaro".