BBCMundo

Un año después de la muerte de Alan Kurdi (y de la foto que conmovió al mundo), ¿qué cambió con los refugiados en el Mediterráneo?

Un niño de tres años muerto sobre la arena de una playa turca. La imagen del cadáver de Alan Kurdi, ahogado junto a su hermano y su madre cuando intentaban llegar a Europa, golpeó la conciencia de millones de personas y puso la crisis de los refugiados en el centro del debate político. (ADVERTENCIA: Contiene imágenes que pueden herir su sensibilidad).

Por BBC Mundo

Alan Kurdi, en la izquierda, y su hermano Galib Kurdi, quien también falleció intentando llegar a las costas griegas. AP
Alan Kurdi, en la izquierda, y su hermano Galib Kurdi, quien también falleció intentando llegar a las costas griegas. AP

Este viernes se cumple un año del fallecimiento del bebé kurdo.

Muchos en aquel momento pensaron que el impacto de las fotografías de Kurdi iba a suponer un punto de inflexión en la actitud de los gobiernos y las sociedades ante la guerra en Siria y la llegada de migrantes a Europa.

¿Punto de inflexión?

Los días posteriores, el tema inundó las redes sociales. En pocas horas, se publicaron más de 300.000 mensajes de Twitter en árabe bajo el hashtag "un niño sirio se ahoga" y el tema se convirtió en tendencia en otros idiomas. Organizaciones no gubernamentales que trabajan con los refugiados vieron un aumento en los donativos que reciben.

Las declaraciones políticas también fueron contundentes.

"Cualquiera que haya visto esas fotos esta noche no habrá podido evitar conmoverse y, como padre, me siento profundamente afectado al ver a este niño en una playa de Turquía", dijo el entonces primer ministro británico David Cameron.





También el presidente francés, Francois Hollande, aseguró que los estados europeos "debían asumir su carga moral" y pidió que Europa "fuera más lejos" en su acción sobre los refugiados.

¿Se cumplieron las expectativas?

Un año después de la muerte de Alan Kurdi, BBC Mundo buscó cifras que muestran qué tanto cambió en el último año la situación de los refugiados en el Mediterráneo.



1. Muertes en el Mediterráneo

De acuerdo con la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), dependiente de Naciones Unidas, entre enero y agosto de 2015 -el periodo de 8 meses anterior a la muerte de Alan Kurdi- fallecieron intentando cruzar el Mediterráneo 2.656 personas, una cifra superior al mismo periodo de 2014, cuando se contabilizaron 2.223 migrantes muertos.

Entre enero y el 18 de agosto de 2016, esa cifra fue de 3.156 personas.





Los datos de la OIM reflejan las víctimas en las tres principales rutas de migrantes en ese mar, la occidental (que enlaza el norte de África con España), la central (que llega a Italia) y la oriental, entre Asia Menor y Grecia, donde murió Alan Kurdi.

2. Inmigrantes llegando por mar a Europa

En función del número de migrantes recibidos, especialmente en Grecia a través de la ruta oriental, la crisis migratoria en Europa llegó a su momento álgido en a partir de junio y julio de 2015.

En septiembre y octubre de ese año, justo después de la muerte de Alan Kurdi, se alcanzó la cifra más alta, con 163.563 y 220.579 migrantes recibidos en cada mes, según la OIM.

En total, en 2015 llegaron más de un millón de migrantes a Europa por mar, la peor crisis de refugiados desde la II Guerra Mundial.

En Marzo de 2016, la Unión Europea y Turquía firmaron su polémico acuerdo migratorio, que abrió las puertas a que Europa devuelva a suelo turco a los migrantes que llegan a Grecia de forma ilegal a cambio de un aumento de los fondos transferidos a Ankara para atender a los más de 2,7 millones de refugiados sirios en territorio turco.





El acuerdo también preveía que por cada migrante devuelto, la UE se comprometía a realojar en estados miembros de la Unión a un refugiado sirio que ya se encontrara en Turquía.

En su momento, la Unión Europea presentó este pacto como una herramienta para reducir el flujo migratorio, aumentar la seguridad de los migrantes y luchar contra las redes de tráfico de personas.

Organizaciones como Amnistía Internacional lo calificaron de "absolutamente vergonzoso" y acusaron al a UE de "dar la espalda a una crisis global e ignorar de forma consciente sus obligaciones internacionales".

Cinco meses después de la entrada en vigor del pacto, el número de inmigrantes que llega cada día a las islas griegas ha pasado de más de 700 a alrededor de 100.

En julio de 2015, 54.899 migrantes llegaron a Grecia por mar. En el mismo mes de 2016 fueron 1.920.

Sin embargo, la evolución es distinta en las costas italianas, donde el tratado entre la UE y Turquía no se aplica.

Mientras que en julio de 2015, 23.186 migrantes llegaron a Italia por mar, en el mismo periodo de este año fueron 23.552.

3. Personas que huyen de la guerra en Siria

Alan Kurdi procedía de la ciudad siria de Kobane, una población de mayoría kurda junto a la frontera turca que sufrió una de las batallas más duras de la guerra en Siria, que enfrentó a las fuerzas del autodenominado Estado Islámico y a las milicias kurdas.

Junto a su familia, huyó de la guerra y pasaron por Turquía antes de embarcarse hacia Grecia. Un año después, el conflicto en Siria -iniciado en 2011- y el goteo de refugiados continúan.





El número de víctimas se sitúa en cientos de miles y oscila desde los 250.000 que calculó Naciones Unidas hace casi dos años hasta los más de 470.000 que estableció el Centro Sirio de Investigación Política en abril de 2016.

En este contexto, los sirios siguen huyendo de su país.

Hace un año, cuando la familia de Alan Kurdi intentó llegar a Grecia, había algo más de 4 millones de refugiados sirios en el mundo.

A mediados de agosto de 2016 -según datos de Naciones Unidas- la cifra supera los 4,8 millones.





La mayoría de ellos se encuentran en Turquía, que acoge a más de 2,7 millones de sirios. Le siguen Líbano, con más de un millón, y Jordania, con más de 600.000.

En Europa, el número de solicitudes de asilo desde que comenzó la guerra en Siria superó el millón 120 mil.

Abdullah Kurdi, el padre de Alan -quien también perdió a su mujer y a su otro hijo de 5 años hace 12 meses- vive hoy solo en una casa de Irbil, donde fue recibido por las autoridades kurdas del norte de Irak.





"Pienso en ellos (sus hijos y su esposa) todos los días", le dijo al periodista de la BBC Fergal Keane en ocasión del aniversario de la muerte de su hijo.

"Pero hoy sentí que venían y dormían conmigo. Y eso me volvió a poner triste".

Cuando la fotografías de Alan ahogado salieron a la luz, "al principio todo el mundo se mostró ansioso por ayudar a los refugiados. Pero eso no duró ni un mes", se lamenta su padre.

"De hecho, la situación empeoró. La guerra se está intensificando y cada vez más gente esta dejando el país", es su conclusión.