Internacional

Cameron lleva al Parlamento batalla para convencer a euroescépticos

 El primer ministro británico, David Cameron, defendió el lunes las ventajas de permanecer en una Unión Europea  (UE) “reformada”  ante un Parlamento en el que más de un centenar de diputados han expresado su intención de hacer campaña para romper los lazos con el bloque comunitario.

Por Londres/AFP

Archivado en:

GB Política Referendo UE
<span class="hps">David</span> <span class="hps">Cameron, <span class="hps">primer ministro</span> <span class="hps">británico da </span><span class="hps">declaración</span> <span class="hps">a</span></span><span class="hps"> la prensa.</span>
David Cameron, primer ministro británico da declaración a la prensa.

La mayoría de los parlamentarios que apuestan por el “Brexit”  son miembros del Partido Conservador que disienten de la línea oficial, entre ellos el alcalde de Londres, Boris Johnson, que no perdió la oportunidad de criticar desde la bancada “tory”  el acuerdo logrado el viernes en Bruselas.

Johnson, erigido como una de las caras más visibles del bando eurescéptico ante el referéndum del 23 de junio, puso en duda durante una tensa sesión que el pacto con los 27 socios comunitarios haya devuelto “soberanía”  alguna a Londres.

El jefe del Gobierno, para quien el Reino Unido debe “liderar”  la UE “desde dentro” , respondió a las críticas subrayando que el acuerdo “devuelve poderes en economía e inmigración”  y, sobre todo, aparta “para siempre”  al país del propósito de forjar una Unión cada vez más estrecha.

“Hemos logrado un estatus especial y existe la oportunidad de seguir construyendo sobre lo que ya tenemos, proteger a nuestra gente e impulsar nuestra prosperidad. Esa es la opción que deberíamos elegir” , afirmó.

Cameron adoptó un tono vehemente para combatir la idea de que votar “no”  a la UE en el referéndum de junio podría servir para forzar a Bruselas a una negociación aún más profunda y convocar acto seguido una segunda consulta, una propuesta que sugirió hace meses Johnson y que hoy había vuelto a cobrar fuerza en los círculos políticos de Westminster.

“Esta es una decisión vital para el futuro de nuestro país y debemos dejar claro que es una decisión final” , dijo Cameron, que subrayó que si la opción de salir de la UE gana la votación se iniciará un proceso de dos años para abandonar el bloque.

“No conozco a ningún matrimonio que haya iniciado un proceso de divorcio para lograr renovar sus votos” , manifestó el primer ministro al comentar una propuesta que a sus ojos “ignora los puntos más profundos sobre democracia, diplomacia y legalidad” .

El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, coincidió en criticar un acuerdo que considera “decepcionante”  y que no soluciona, en su opinión, “ninguno de los problemas”  de los británicos.

Con todo, Corbyn recalcó que una “mayoría aplastante”  del Partido Laborista y del movimiento sindical hará campaña por mantenerse dentro el club europeo.

“El acuerdo del primer ministro incluye elementos a los que damos la bienvenida y otros que nos preocupan, pero es en gran medida irrelevante para la decisión que deben tomar los británicos. Ni uno solo de sus puntos tiene relevancia en nuestros argumentos para seguir en la Unión” , dijo el laborista.

Fecha de referendo

Desde que Cameron anunció el sábado la fecha prevista para el referendo y dio luz verde a sus compañeros de partido y miembros del Gobierno para expresar su opinión personal, más de cien diputados conservadores se han desmarcado de su defensa de Europa.

Cinco miembros permanentes de su Gabinete, incluido el ministro de Justicia, Michael Grove, además de Johnson, se han apuntado a la campaña por salir de la UE, en la que compartirán posicionamiento con el eurófobo Partido por la Independencia del Reino Unido  (UKIP) , que en las elecciones generales de mayo logró cerca de cuatro millones votos.

 “La incertidumbre pesará más en la moneda que los inversionistas esperando el resultado y las implicaciones para la economía, las cuales también son difíciles de argumentar”, agregó Simon Smith, economista en FxPro.

Entre los laboristas, siete parlamentarios han dado un paso hacia el bando euroescéptico hasta ahora, si bien la diputada Kate Hoey, que ha defendido la salida de la UE en los últimos meses, adelantó que podrían ser al menos “dos docenas”  los que finalmente se declaren en contra de la Unión.

No ha habido disidencias en las filas del Partido Nacionalista Escocés  (SNP) , cuya líder, Nicola Sturgeon, ha dejado claro su apoyo a continuar en Europa y ha alertado de que abandonar el grupo podría multiplicar las voces para pedir un nuevo referéndum sobre la independencia en Escocia.

Los ocho diputados liberaldemócratas, junto con los tres del galés Plaid Cymru, se han mostrado a favor de la UE, mientras que al menos tres de los ocho del Partido Democrático Unionista  (DUP) , mayoritario en Irlanda del Norte, se han expresado en contra.

El acuerdo alcanzado el viernes pasado con Bruselas permitirá al Gobierno británico limitar las ayudas públicas a los trabajadores comunitarios en el Reino Unido durante un periodo de cuatro años, así como adaptar las ayudas por hijos que viven fuera de las islas británicas al nivel de vida de esos países.

Cameron logró también excluir al Reino Unido de cualquier medida destinada a forjar una mayor integración política con Europa.

Oposición echa una mano a Cameron

Cameron respondió a varios diputados conservadores airados que defendieron la salida del país de la UE, y se encontró en cambio con el apoyo de los principales partidos de la oposición -laboristas y nacionalistas escoceses- en su defensa de la permanencia al bloque.

“Esta es una decisión vital para el futuro de nuestro país y debemos dejar claro que es una decisión final”, dijo Cameron.

“El Partido Laborista y el movimiento sindical están abrumadoramente a favor de quedarse porque la UE ha traído inversiones, empleos y protección para los trabajadores y el medio ambiente” , dijo el líder laborista, Jeremy Corbyn.

Los términos han cambiado totalmente respecto al referéndum de salida de 1975, cuando los conservadores se mostraban europeístas entusiastas, Margaret Thatcher hacía campaña con un jersey con banderas de países europeos y los laboristas, en cambio, se destripaban.

Según el diario The Times, la mitad, aproximadamente, de los 330 diputados conservadores le darán la espalda a Cameron.

El diario The Guardian afirma por su lado que sólo los militantes conservadores de dos de sus 70 delegaciones locales están a favor de seguir en la UE.

La libra cae por el referéndum

El posicionamiento de Johnson le da a la campaña a favor de salir una personalidad considerada moderada, alejada de la percepción de la gente sobre Nigel Farage, el líder del antieuropeo Ukip, o del exlaborista George Galloway.

“Abandonar la UE puede hacernos sentir brevemente más soberanos”, dijo David Cameron.

“Estoy encantando de que defienda salir de la UE. Es un gran político de campaña y un gran activo para la causa” , dijo Nigel Lawson, presidente de la plataforma “Vote Leave” , partidaria de abandonar la UE.

Pero los acontecimientos de las últimas 72 horas -la cumbre europea, el acuerdo con Londres, la convocatoria del referéndum y las declaraciones de Johnson- impactaron en la libra esterlina, que cayó su nivel más bajo desde marzo de 2009.

“Un cara a cara entre el primer ministro y el alcalde de Londres (cuando son del mismo partido) provoca inquietud considerable en el mundo de los inversores, y es por eso que abandonan la libra para buscar la seguridad relativa del dólar, al menos por el momento” , explicó Augustin Eden, analista de Accendo Markets.

Finalmente, la Comisión Europea anunció que no tomará parte en la campaña del referendo británico, a diferencia de lo que hizo en Grecia en julio del 2015, cuando se sometió al voto popular el acuerdo para un nuevo rescate financiero de los donantes internacionales.