Internacional

Mueren seis en ataque contra comisaría en Turquía atribuido al PKK

Seis personas murieron y 39 resultaron heridas el jueves en un ataque con carro bomba atribuido por el gobierno turco a los rebeldes kurdos del PKK, contra una comisaría de policía en el sureste de ese país, informaron a la AFP fuentes de seguridad.

Por Estambul / AFP

Ataque con carro bomba en Turquía deja seis muertos. (Foto Prensa Libre: AFP)
Ataque con carro bomba en Turquía deja seis muertos. (Foto Prensa Libre: AFP)

El ataque inicial con un coche bomba costó la vida a dos personas en la ciudad de Cinar, provincia de Diyarbakir, indicaron las fuentes.

Otras cuatro, entre ellas un bebé, fallecieron en el derrumbe de un edificio cercano dañado por la explosión, precisaron las fuentes.

En su comunicado, citado por los medios turcos, las autoridades provinciales atribuían el ataque al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Las imágenes publicadas por los medios de comunicación mostraban los enormes daños causados por la explosión en el edificio residencial utilizado por oficiales de policía y sus familias, con su fachada destrozada por la explosión.

Las personas fallecidas son todas civiles, mientras que entre los heridos también hay policías, según la gobernación de Diyarbakir.

Tras activar la explosión del coche bomba, miembros del PKK continuaron su ataque con lanzacohetes, al que respondieron los policías presentes. Los combates duraron unos cuarenta minutos, añadió la misma fuente.

Después de dos años de alto el fuego, los combates entre fuerzas del orden turcas y el PKK se reanudaron el pasado verano boreal, haciendo pedazos las negociaciones de paz iniciadas en 2012 para poner fin a un conflicto que ha dejado más de 40.000 muertos desde 1984.

Además de las habituales emboscadas del PKK contra las fuerzas de seguridad en zonas rurales y montañosas, varias ciudades del sureste de Turquía, de mayoría kurda, también registran enfrentamientos entre las fuerzas armadas y jóvenes partidarios del movimiento.

El PKK lanzó una ofensiva contra el Estado turco en 1984 con el objetivo de alcanzar la independencia de la región kurda, si bien ahora lucha más por conseguir una mayor autonomía y mayores derechos para la minoría étnica más grande del país.