Internacional

Comienzan primeros funerales de 14 víctimas de balacera en California

Los dolientes llegaron este jueves al primer funeral de las víctimas de la balacera  en San Bernardino, California, en el ataque perpetrado el miércoles 2 de diciembre recién pasado, en el que murieron 14 personas y otras 21 resultaron heridas, en el peor atentado terrorista en suelo estadounidense desde el 11 de septiembre del 2001.

Por San Bernardino/AP

Yvette Velasco, una de las tres víctimas latinas de la balacera.
Yvette Velasco, una de las tres víctimas latinas de la balacera.

La mañana del 2 de diciembre recién pasado Yvette Velasco se vistió y se alació el pelo.

Era un día importante: la mujer de 27 años recibiría una insignia de oro que oficialmente la reconocería como inspectora del Departamento de Salud Pública del condado de San Bernardino en una fiesta del trabajo.      

Ahora el mundo sabe lo que sucedió: su colega Syed Farook y su esposa Tashfeen Malik irrumpieron a la fiesta navideña y abrieron fuego contra sus colegas.

Velasco y 13 más murieron en lo que el FBI investiga como un acto terrorista.      

Este jueves, una semana y un día después de la masacre, Velasco será recordada en un funeral al aire libre en un lugar sobre una colina escogido por sus tres hermanas mayores y padres para recordar su amor a la naturaleza.

La ceremonia marcará el inicio de una sombría procesión que se cree que se llevará a cabo en el sur de California durante la próxima semana: como una docena de homenajes, funerales y entierros de aquellos muertos en el ataque.     

“Era más que una hermana” , dijo con voz entrecortada la hermana de Velasco, Erica Porteous de 37 años. “Era nuestra alma gemela” .      

Para la unida familia Velasco, la semana recién pasada fue “un pesadilla” , dijo Porteous.

"Yvette era una joven hermosa, inteligente y motivada, que estaba llena de vida y amor para todos los que la conocían", dijo George Velasco, familiar de Yvette, quien trabajaba para el departamento de sanidad pública de San Bernardino desde hacía cuatro años..

Ninguno sabía que estaría esa mañana en el Centro Regional Inland. No le gustaba llamar la atención y sólo mencionó la ceremonia de la insignia casualmente a su madre, dijeron las hermanas.      

Menos de una hora después, los familiares de Velasco escucharon reportes de la balacera en San Bernardino. Porteous encendió el televisor y supo que el edificio bajo ataque se usaba para reuniones del condado. Envió un mensaje a un amigo para preguntar qué departamento se reunía ahí ese día.      

La respuesta causó preocupación: salud ambiental.      

Cuando la familia se enteró que el departamento de Velasco se había reunido en el Centro Regional Inland y que había enviado una foto de una fiesta de trabajo esa mañana, entraron en pánico.

Su padre y cuñado fueron a todos los hospitales que recibían a víctimas dede la balacera.

Sus hermanas llamaron a todos los hospitales de la región.

A la mañana siguiente, el padre de Velasco, un teniente retirado de la Patrulla de Caminos de California, llamó a sus hijas y les pidió rezar.      

“Le pedimos a Dios que nos de la fuerza para enfrentarnos a lo que nos ha reservado” , dijo.

Junto a Velasco, entre las 14 víctimas mortales de la masacre en San Bernardino se encuentran los también latinos Juan Espinoza, de 50 años, y Aurora Godoy, de 26 años, la mas joven de todos ellos.