Internacional

Condenan al extesorero del partido de Lula y Rousseff a 15 años de cárcel

El extesorero del gobernante Partido de los Trabajadores  (PT) Joao Vaccari fue condenado este lunes a 15 años y cuatro meses de prisión por su implicación en la red de corrupción que operó en la empresa estatal Petrobras, informaron fuentes judiciales.

Por Brasilia/EFE

<em>Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva son señalados de corrupción.</em>
Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva son señalados de corrupción.

Según la sentencia difundida por el juez federal Sergio Moro, que convierte al extesorero del PT en el primer político condenado por este caso, Vaccari fue hallado culpable de corrupción pasiva, lavado de dinero y asociación para delinquir.

Vaccari, de 56 años, fue tesorero del PT, al que pertenecen la presidenta Dilma Rousseff y su antecesor y padrino político Luiz Inácio Lula da Silva, hasta abril pasado, cuando dimitió después de ser detenido por la Policía Federal en el marco de la investigación de las corruptelas en Petrobras.

Empresario vinculadas a Petrobras

La Policía brasileña informó de la detención de uno de los propietarios de la constructora Engevix, en el marco de una nueva operación relacionada con la corrupción en las empresas estatales Petrobras y Eletronuclear.

“Ha estado movilizando dinero de la corrupción incluso durante este año” , cuando la investigación ya estaba en desarrollo, dijo en una rueda de prensa el fiscal Carlos Fernandes Santos Lima en referencia al empresario José Antunes Sobrinho, quien fue detenido hoy en Florianópolis  (sur) .

Según las autoridades, Antunes Sobrinho obtuvo unos 140 millones de reales  (cerca de 36 millones de dólares) mediante fraudes con una serie de contratos de Eletronuclear, empresa estatal del sector de energía.

El vicealmirante Othon Luiz Pinheiro da Silva, que fue presidente de la empresa, fue detenido en julio pasado.

La Policía Federal llegó a las corruptelas en Eletronuclear a través de las investigaciones en Petrobras, empresa que ha admitido que una vasta red de corrupción enquistada en su seno se apropió de unos 2 mil millones de dólares entre el 2004 y el 2014.

El “caso Petrobras”  salpica a una veintena de grandes empresas privadas, que según las autoridades obtenían contratos amañados, inflaban sus valores y luego repartían las diferencias con exdirectores de la empresa y políticos que amparaban el fraude.

Por este asunto también está bajo investigación medio centenar de políticos, en su mayoría de la base de apoyo al Gobierno de Dilma Rousseff, incluidos los presidentes de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y del Senado, Renán Calheiros.