Internacional

La ONU condena violación y asesinato de niña indígena en Colombia

La Unicef y ONU Mujeres “condenaron enérgicamente”  el martes el secuestro, violación y asesinato de Yuliana Andrea Samboni.

Por Bogotá/EFE

Una fotografía de Yuliana Andrea Samboni Muñoz, de 7 años, raptada en el barrio Bosque Calderón y posteriormente torturada y asesinada. (Foto Prensa Libre: EFE).
Una fotografía de Yuliana Andrea Samboni Muñoz, de 7 años, raptada en el barrio Bosque Calderón y posteriormente torturada y asesinada. (Foto Prensa Libre: EFE).

Las organizaciones manifestaron a través de un comunicado que “rechazan y condenan enérgicamente, a la vez que expresan su profundo dolor e indignación, por el rapto, tortura, abuso sexual y asesinato” de la niña de 7 años.

Unicef, que extendió sus condolencias a la familia de la menor, se comprometió a continuar trabajando de la mano de las instituciones del Estado, organizaciones civiles y aliados de la cooperación internacional para garantizar la eliminación de la violencia contra las niñas y las mujeres.

La conducta del agresor “no solo refleja desprecio por las mujeres y las niñas, sino también por la condición socioeconómica y el alto grado de indefensión de la víctima como ha sido el caso de Yuliana”, sostiene el documento.

Añade que “el caso de Yuliana es una grave expresión de violencia feminicida y de vulneración de derechos humanos y no puede quedar impune”  por lo que pidió a la Fiscalía de Colombia realizar “una pronta y diligente investigación que provean justicia para la familia” de la niña.

Según cifras citadas por Unicef, durante el 2015 más de 20 niñas fueron asesinadas y más de 40 mil mujeres reportaron ser víctimas de agresión sexual.

“Estas cifras deben poner en alerta a las instituciones encargadas de proteger a las mujeres y niñas y prevenir las violencias basadas en género, y a la sociedad en su conjunto”, concluye la información.



Captura de video cedida por la Policía del momento en que autoridades arrestan en una clínica de Bogotá a Rafael Uribe Noguera, presunto asesino de la niña. (Foto Prensa Libre: EFE).
Captura de video cedida por la Policía del momento en que autoridades arrestan en una clínica de Bogotá a Rafael Uribe Noguera, presunto asesino de la niña. (Foto Prensa Libre: EFE).


En tanto, la Fundación Plan también condenó el atroz crimen de la menor. “Plan se une al dolor de la familia Samboni Muñoz y expresa su repudio por el abuso sexual y asesinato de Yuliana Andrea ocurrido en Bogotá el 4 de diciembre de 2016”, manifestó la en un comunicado.

Según cifras reveladas en el estudio anual “Forensis 2015”, se registraron 13 mil 821 casos de presunta violación sexual a niñas entre 0 y 14 años.

La institución calificó el estudio como un panorama “desolador pues corresponde a más de 13 mil delitos contra la vida de las niñas, son 13 mil Yulianas”  a las que les “acabaron sus ilusiones, su libertad y con la confianza en las personas adultas, quienes son los principales responsables de su cuidado”.

Asimismo, la fundación añadió que “la violencia a las niñas aparece como resultado de un modelo de cultura machista y patriarcal donde algunos hombres se sienten con el derecho de usar el cuerpo de las niñas y mujeres de todas las edades como objeto”.

Finalmente, esta organización hizo un llamado a que el Estado colombiano cumpla su rol como “garante de derechos de las niñas y emprenda una estrategia sistemática para prevenir esta violencia, que afecta gravemente la vida de las niñas y las mujeres en el país”.

Arrestado

La Policía colombiana arrestó el martes en una clínica de Bogotá a Rafael Uribe Noguera, presunto asesino de Yuliana, quien fue raptada en un barrio popular de la ciudad y cuyo cadáver fue hallado en un apartamento del detenido, el lunes último.

La notificación de la captura la hizo un policía en una habitación de la clínica en la que está ingresado el sospechoso, un arquitecto de 38 años, según un video divulgado por la institución.

“Rechazamos el atroz crimen contra (la niña) Yuliana. Nos duele el corazón con tanta maldad. Las autoridades están volcadas a apoyar a su familia y la Secretaría Distrital de la Mujer puso a disposición de ellos a una de las mejores abogadas del país en el tema, Isabel Agatón, para que lleve el caso y así evitar que haya impunidad”, alcaldía Mayor, Bogotá.

En las imágenes de la Policía se ve el momento en el que se le solicita a Uribe, miembro de una adinerada familia bogotana, que se identifique, y se le notifica la orden de detención.

El hombre se encuentra en este momento “recluido en un centro asistencial bajo una crisis”, según explicó el comandante de la Policía de Bogotá, general Hoover Penilla.

El caso de la niña ha estremecido a Colombia por la pericia con la que actuó el presunto asesino, quien la raptó el domingo en Bosque Calderón, una barriada colindante a Chapinero Alto, un barrio de clase acomodada de Bogotá.

Después la condujo a un apartamento donde la violó y estranguló, según informó anoche el director del Instituto de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés.

“La causa de la muerte de la menor de siete años corresponde a asfixia mecánica mixta, correspondiente a asfixia por sofocación y estrangulamiento (...). En el cuerpo de la menor se han obtenido abundantes evidencias que demuestran que fue objeto de abuso sexual” , aseguró Valdés en una rueda de prensa.

El fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, afirmó que la escena del crimen fue manipulada y dio instrucciones a sus funcionarios para que lleven ante la justicia a quienes intentan obstruir el accionar de la entidad.



Un grupo de personas protesta frente a la clínica Navarra donde se encuentra el supuesto violador y asesino de la niña. (Foto Prensa Libre: EFE).
Un grupo de personas protesta frente a la clínica Navarra donde se encuentra el supuesto violador y asesino de la niña. (Foto Prensa Libre: EFE).


Vulnerable

La menor, de la etnia Yanacona, había llegado con sus padres a Bogotá hace unos tres años procedente de El Tambo, localidad del departamento del Cauca, de donde fueron desplazados por la violencia del conflicto armado.

La Organización Nacional Indígena de Colombia repudió el “el atroz crimen contra la niña indígena del pueblo Yanacona”, de la que dijo que a los 7 años de edad “conoció la crueldad y la misoginia producto de una sociedad machista, racista e inequitativa”.



Vista general del barrio Bosque Calderón, donde vivía la niña de 7 años Yuliana Andrea Samboni Muñoz. (Foto Prensa Libre: EFE).
Vista general del barrio Bosque Calderón, donde vivía la niña de 7 años Yuliana Andrea Samboni Muñoz. (Foto Prensa Libre: EFE).


La organización instó a la Fiscalía General a tomar las medidas para que el caso de la menor “no quede en la impunidad como muchos casos más de feminicidio, teniendo en cuenta el poder que ostenta el sospechoso y su familia”.

“Pedimos que el prestigio y el dinero de la familia no compren a la justicia”, manifestó por su parte una vecina de los Samboni, que permanece junto a otras decenas de personas frente a la humilde vivienda de los padres de la menor como muestra de apoyo.

En las afueras de la clínica donde está ingresado Uribe decenas de personas se manifestaron ayer y en la mañana de hoy volvieron con pancartas en las que invitan a los automovilistas que transitan por la Autopista Norte a hacer sonar sus bocinas para pedir justicia en este caso.

Santos pide “enérgica condena” 

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, exigió el martes la más “enérgica condena”  para el responsable del asesinato de Yuliana.





“No puedo iniciar esta mañana sin reiterar mi más enérgica condena y rechazo por el brutal asesinato de Yuliana Samboní, de tan solo siete años. A sus familiares, nuestras condolencias: los tenemos en nuestros corazones”, dijo el mandatario en una declaración a la prensa en la Casa de Nariño.

Santos se sumó a millones de colombianos que desde ayer exigen que la justicia más severa recaiga sobre el responsable.

“Como lo exigimos todos los colombianos, que recaiga sobre el responsable la más pronta y la más severa justicia”, reiteró el jefe de Estado, quien calificó el hecho como un “crimen atroz que nos enluta y entristece” , dijo.





Por su parte, el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, calificó de “atroz” el crimen y exigió justicia.

La directora general del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Cristina Plazas, advirtió que la violencia contra las mujeres es “una realidad”  en todos los estratos y pidió cadena perpetua “para violadores y asesinos de niños”.

“Me duele el alma, me duele Colombia, me duele el mundo. La desgarradora historia de Yuliana se repite todos los días en todo el planeta”, agregó Plazas en un mensaje en su cuenta de Twitter.

A su vez, la Casa de la Mujer apuntó que el asesinato de la menor y las violencias contra las mujeres exige que se declare “una crisis humanitaria y luto nacional”.

La Policía Metropolitana de Bogotá anunció a primera hora del día que investiga el rapto de la niña.