Internacional

Cuatro muertos por violencia entre paramilitares y policías en Yemen

Por agencia AFP

Soldados de las milicias houtíes vigilan la entrada del Palacio Presidencial en Saná tomado desde enero pasado.
Soldados de las milicias houtíes vigilan la entrada del Palacio Presidencial en Saná tomado desde enero pasado.

Cuatro personas murieron este lunes de madrugada en enfrentamientos en Adén, al sur de Yemen, donde un grupo de paramilitares atacó a una fuerza de policía sospechosa de vínculos con la milicia chií de los hutíes.

Dos miembros de las fuerzas especiales de policía y otros dos de los Comités de Defensa Popular perdieron la vida en los enfrentamientos que estallaron pasada la medianoche y duraron hasta el amanecer, según un balance del hospital público Al Jumuriah.

Los paramilitares acusan a las fuerzas especiales de policía, encargadas de la vigilancia de los edificios públicos, de tener vínculos con los hutíes que tomaron el poder en Saná.

"Facilitan la entrada de los combatientes hutíes para que se apoderen de Adén", afirmó a la AFP Husein al Wahichi, uno de los dirigentes de los Comités de Defensa Popular, leales al presidente dimisionario Abd Rabbo Mansur Hadi.

Tras los enfrentamientos, "los miembros de las fuerzas especiales de policía fueron expulsados de las inmediaciones de la televisión y la radio públicas" en Adén.

Las autoridades de Adén y de las provincias cercanas de Lahj y Mahra reiteraron el domingo su "rechazo al golpe de Estado" de los hutíes en Saná y pidieron la reincorporación del presidente Hadi.

Por otra parte, Japón y Turquía anunciaron este lunes el cierre temporal de sus embajadas en Yemen, preocupados como los países que les precedieron por la seguridad de sus diplomáticos después de que los hutíes se hicieran con el control de las instancias gubernamentales en Saná.

Los Ministerios de Exteriores japonés y turco coincidieron en explicar estos cierres por el "deterioro de la seguridad", en sendos comunicados publicados en Tokio y Estambul, respectivamente.

El personal diplomático nipón abandonó el domingo la legación yemení y se trasladó a Catar, desde donde podrá seguir efectuando algunas tareas, precisó el comunicado japonés. Tokio instó por otra parte al resto de ciudadanos japoneses a marcharse de Yemen.

"Esperamos que la autoridad del estado sea restablecida en Yemen para poder retomar nuestros servicios diplomáticos en ese país amigo", señaló por su parte la cancillería turca.

Antes de Japón y Turquía, Alemania, Arabia Saudí, España, Estados Unidos, Francia, Holanda, Italia y Reino Unidos decidieron cerrar sus embajadas.