Internacional

Culmina temporada de huracanes que superó todos los récords

La temporada de huracanes de este año, que culminó el lunes último, fue una verdadera máquina de producir récords, pese a que en el Atlántico la actividad estuvo por debajo de lo habitual, indicó este martes la estadounidense Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés).

Por Miami/AFP

La imagen de la NASA muestra tres tormentas simultáneas en septiembre de este año. (Foto Prensa Libre: AFP).
La imagen de la NASA muestra tres tormentas simultáneas en septiembre de este año. (Foto Prensa Libre: AFP).

El huracán más potente jamás registrado, Patricia, la mayor cantidad de huracanes de enorme potencia en el Pacífico, nueve, la primera vez que tres huracanes mayores rotaron al mismo tiempo sobre ese océano; los meteorólogos se mantuvieron ocupados en esta temporada.

Como habían pronosticado los científicos, la cuenca del Atlántico se mantuvo en relativa calma con menos tormentas de las que se registran en promedio anualmente, mientras que el Pacífico no paró de generar ciclones.

En el Atlántico, donde la temporada discurre de junio a noviembre, se produjeron en total 11 tormentas, de las cuales cuatro llegaron a ser huracanes, dos de ellos de categoría “mayor”, con destructivos vientos que superaron los 175 km por hora.





Estos números estuvieron ligeramente por debajo de la media de 12 tormentas, seis huracanes, de ellos tres mayores, pero además muchos de los ciclones que se produjeron este año fueron “relativamente débiles y de corta duración”, indicó de su lado el Centro Nacional de Huracanes de la NOAA.

En el Pacífico el panorama fue totalmente opuesto, durante la temporada de mayo a noviembre: las 18 tormentas, de las cuales 13 huracanes  (nueve mayores) , estuvieron bien por encima del promedio de 15 tormentas y ocho huracanes  (cuatro mayores).

De hecho, esta es la primera vez que se registran nueve huracanes mayores en esa cuenca desde que comenzaron los registros confiables en 1971, según la NOAA.

Ciclones a merced de el Niño

El fenómeno de el Niño estuvo detrás del comportamiento de la temporada, explicaron los científicos.

El Niño genera un efecto columpio, moderando la temporada del Atlántico mientras fortalece la del Pacífico”, indicó Gerry Bell, el meteorólogo que dirige la unidad de predicciones de NOAA.

“El Niño se intensificó durante el verano e impactó significativamente la temporada de huracanes en sus meses pico”, indicó.

El Pacífico fue el escenario donde más marcas inéditas tuvieron lugar.

  • Patricia se convirtió en octubre en el huracán más potente jamás registrado, con vientos sostenidos por encima de los 320 km por hora, sólo comparable con el tifón Haiyan que, con vientos de 315 km por hora, arrasó Filipinas en el 2013 dejando más de seis mil muertos.

Pese a que Patricia golpeó México como huracán categoría cinco, la máxima en la escala Saffir-Simpson, provocó solo algunos daños y no dejó muertos.

  • Sandra, a finales de noviembre, ganó el título del huracán más potente formado en el Pacífico tan tarde en el año.
  • Ignacio, Kilo y Jimena lograron la novedosa hazaña de ser tres huracanes mayores girando al mismo tiempo sobre el Pacífico, a fines de agosto, lo que fue capturado en impresionantes imágenes satelitales.

Pese a la enorme actividad, los ciclones no causaron mayores daños en zonas pobladas.

El Atlántico también tuvo su cuota de récords.





El huracán Joaquín fue el primero de categoría cuatro en la escala Saffir-Simpson que golpeó en el mes de octubre a las Bahamas desde 1866, indicó la NOAA.

Ese ciclón causó gran destrucción material en el archipiélago y provocó el naufragio del buque de carga El Faro, que se encontraba navegando cerca de las Bahamas en su ruta entre Estados Unidos y Puerto Rico cuando se fue a pique con 33 tripulantes, no encontrándose sobrevivientes.

Y el huracán Fred se convirtió en agosto en el primero en golpear las islas africanas de Cabo Verde desde 1892.

En la cuenca del Atlántico, además de Joaquín, la tormenta Erika causó grandes daños a su paso por el Caribe en agosto, sobre todo en la pequeña isla de Dominica, donde dejó más una treintena de muertos.