Internacional

Dawn entró en la órbita del planeta enano Ceres

La sonda estadounidense Dawn entró este viernes en la órbita de Ceres, el planeta enano más pequeño del Sistema Solar, y se convirtió así en la primera nave automática de exploración espacial que visita este cuerpo celeste, confirmó la NASA.

Por Los Ángeles/AFP-AP

 Ceres, capturado   por una fotografía de la sonda  Dawn. (Foto Prensa Libre: AFP)
Ceres, capturado por una fotografía de la sonda Dawn. (Foto Prensa Libre: AFP)

Tras ser capturada por la gravedad de Ceres hacia las 12:39 GMT, Dawn inicia 16 meses de exploración de la superficie de este pequeño planeta con el fin de estudiar su estructura y reunir pistas que ayuden a entender mejor la formación del Sistema Solar.

Ceres, cuyo nombre homenaje a la diosa romana de la agricultura, fue descubierto en 1801 por el astrónomo italiano Giuseppe Piazzi. Durante décadas fue considerado el mayor asteroide conocido y desde el 2006 está catalogado como planeta enano, el más pequeño de su tipo en el Sistema Solar, pero también figura como el cuerpo más grande del cinturón de asteroides.

La nave tenía previsto entrar en órbita en torno a Ceres para realizar la primera exploración de un planeta enano.

“Lo dramático de verdad es explorar este exótico mundo alienígena”, Marc Rayman, ingeniero jefe de la misión.

A diferencia de otras entradas en órbita que requieren que los propulsores del nave entren en acción para reducir velocidad, en este caso los últimos pasos serán más sencillos, y se desarrollarán de forma gradual y automática. Dawn no estará en contacto con la Tierra cuando se produzca el encuentro, de modo que los controladores no recibirán la confirmación de que todo salió bien hasta varias horas más tarde.

“Lo dramático de verdad es explorar este exótico mundo alienígena”, dijo el ingeniero jefe de la misión, Marc Rayman, en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, que gestiona la misión de US$473 millones.

Una vez rodee a Ceres, Dawn pasará los próximos 16 meses tomando imágenes de su helada superficie para determinar si está activo.

Ceres es la última parada para la sonda, lanzada en 2007 en un viaje al cinturón principal de asteroides.

La zona está salpicada de los restos rocosos que provocó la formación del Sol y los planetas hace unos cuatro mil 500 millones de años.



Robert Mase  (centro), director de proyectos de la misión  Dawn, ofrece una conferencia de prensa. (Foto Prensa Libre: AP
Robert Mase (centro), director de proyectos de la misión Dawn, ofrece una conferencia de prensa. (Foto Prensa Libre: AP


En su camino, Dawn pasó un año en Vesta, un asteroide del tamaño de Arizona, donde tomó impresionantes fotografías de la accidentada superficie antes de poner rumbo a Ceres, que tiene las dimensiones aproximadas de Texas.

Ese viaje fue posible gracias a los motores de propulsión de iones de Dawn, que proporcionan una aceleración suave pero constante y son más eficientes que los propulsores convencionales.

La sonda ha enviado imágenes enigmáticas de Ceres antes de llegar, donde aparecen dos áreas brillantes dentro de un cráter que podrían corresponder a concentraciones de hielo o de sal.

Los científicos esperan conseguir una imagen más nítida cuando la nave se acerque a la superficie para estudiar si las nubes de vapor que se han detectado en el pasado siguen ascendiendo.



Ceres es   pequeño si se compara con otros planetas del Sistema Solar. (Foto Prensa Libre: Tomada de internet)
Ceres es pequeño si se compara con otros planetas del Sistema Solar. (Foto Prensa Libre: Tomada de internet)


Los planetas enanos se han convertido recientemente en el objeto de varias exploraciones.

Se espera que otra nave de la NASA, New Horizons, llegue este verano a Plutón, que fue degradado a planeta enano.

Dawn estuvo cerca de no salir de la zona interior del sistema solar. La misión sufrió cancelaciones relacionadas con la financiación y retrasos de lanzamiento antes de recibir la luz verde.