Internacional

Demócratas bloquean iniciativa contra “ciudades santuario”

Los demócratas en el Senado bloquearon este martes un proyecto de ley que iría contra las “ciudades santuario” que protegen a los residentes de las autoridades federales de inmigración, y describieron la propuesta como una política antiinmigratoria que respalda el discurso del precandidato presidencial republicano, Donald Trump. 

Por Washington/AP

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Harry Reid. (Foto Prensa Libre: EFE).
El líder de la minoría demócrata en el Senado, Harry Reid. (Foto Prensa Libre: EFE).

La votación de 54-45 quedó corta de los 60 sufragios requeridos para hacer avanzar la iniciativa a una votación final, que los republicanos han querido imponer desde que el 1 de julio, cuando Kathryn Steinle fuera baleada a muerte en un muelle de San Francisco.

El hombre acusado de su muerte, el mexicano Juan Francisco López Sánchez, quien estaba ilegalmente en el país pese a un amplio historial delictivo y deportaciones múltiples.

Había sido excarcelado por las autoridades de San Francisco pese a una solicitud de las autoridades federales de migración para mantenerlo en custodia.       

La propuesta hecha por el senador de Louisiana, David Vitter, castigaría a las jurisdicciones que no compartan información de migración o cooperen con las solicitudes federales, al bloquear algunos fondos y subvenciones.       

“En lugar de recompensar ciudades, debemos empezar a aplicar nuestras leyes migratorias vigentes y fortalecer nuestras fronteras para mantener a los estadounidenses a salvo en su propio país”, dijo Vitter.       

San Francisco y cientos de otras jurisdicciones a nivel nacional han adoptado políticas para no atender las solicitudes de detención de las autoridades de inmigración, que de acuerdo a los defensores de dicha medida, pueden enfocarse injustamente en inmigrantes inocentes y perjudicar las relaciones entre las comunidades migratorias y las agencias de la ley.       

La Casa Blanca había amenazado con vetar la propuesta, señalando que pondría en riesgo dólares vitales para el ejercicio de la ley y provocaría desconfianza entre las autoridades federales y locales.

El Gobierno ha criticado a ciudades como San Francisco por no cooperar en su totalidad con las autoridades migratorias, pero ha intentado trabajar con ella mediante un programa que permitiría a los federales ser notificados en caso de que se ponga en libertad a un delincuente peligroso.