Internacional

Republicanos atacan a Trump y Clinton en primer debate

Los aspirantes republicanos a ocupar la Casa Blanca acusaron al magnate Donald Trump de titubeante, en la primera ronda de debates televisados de este jueves, y advirtieron que una presidencia de la demócrata Hillary Clinton sería desastrosa.

Por Washington/EFE

Los 10 candidatos republicanos fueron escogidos según las últimas mediciones de preferencia electoral. (Foto Prensa Libre: AFP).
Los 10 candidatos republicanos fueron escogidos según las últimas mediciones de preferencia electoral. (Foto Prensa Libre: AFP).

Mientras los electores se preparaban para ver a Trump y a los otros nueve principales aspirantes en la sesión de la noche -el primer gran debate de la carrera presidencial de 2016 -, los candidatos en el evento de la tarde buscaron dejar una impresión suficientemente buena para impulsarlos al primer nivel de la contienda.

En unas dos horas lanzaron duros ataques contra el presidente Barack Obama por su tratamiento del grupo yihadista Estado Islámico, prometieron duras medidas en inmigración, se alinearon con los conservadores en temas sociales y subrayaron que derogarían un acuerdo nuclear con Irán en el primer día de una presidencia del partido Republicano.

Obama y Clinton “están trabajando duro para cambiar el sueño americano por la pesadilla europea” , dijo el gobernador de Luisiana  (sur) , Bobby Jindal, uno de los siete aspirantes que participaron en la sesión vespertina, horas antes del evento principal.



Candidatos republicanos a la Presidencia de los EE.UU. asisten al foro. (Foto Prensa Libre: EFE).
Candidatos republicanos a la Presidencia de los EE.UU. asisten al foro. (Foto Prensa Libre: EFE).


Crítica

A seis meses de las primarias y por sorpresa general, es el magnate inmobiliario Trump quien tiene una ventaja incontestable en los sondeos entre los electores republicanos.

Su estilo descarado y fuera del guión ofende a algunos, pero ha distinguido a Trump en un terreno lleno de candidatos que han intentado furiosamente atraer el mismo nivel de atención.

Como se predecía, las armas apuntaron a Trump en el primero de los debates en Cleveland.

Carly Fiorina, la expresidenta de Hewllet-Packard, acusó a Trump de intimar con Clinton. Y aunque reconoció que el millonario ascendió a la punta de las encuestas porque “tocó en la rabia”  que los votantes estadounidense sienten de los políticos, lo atacó por sus cambios de opinión.

“Como ha cambiado su opinión sobre la amnistía migratoria, seguro de salud y aborto, sólo le preguntaría sobre qué principios gobernará”, preguntó Fiorina, destacando entre los mejores contendientes del intercambio.

El exgobernador de Texas, Rick Perry, se unió a la carga y acusó a Trump de no tener suficientes credenciales conservadoras, recordando los comentarios del magnate hace una década en los que expresó su apoyo por un sistema universal de salud, anatema para los republicanos.

Los candidatos, ansiosos por destacar y mejorar sus bajos niveles en las encuestas, también enfilaron contra Clinton, la exsecretaria de Estado que lidera los sondeos en el bando Demócrata.

“Ella representa un tercer periodo de una presidencia fallida” , dijo el senador Lindsey Graham.

“Hasta que cambien las políticas de Barack Obama, nunca vamos a impulsar esta economía y nunca vamos a estar seguros” , añadió.

Verdadera carrera  

El debate principal, con 10 candidatos, comenzó a las 21 hora local, del viernes.

“Tenemos una verdadera carrera en nuestras manos” , dijo el presidente del partido Republicano, Reince Priebus a la cadena Fox News que transmite el debate. Los Demócratas tendrán una “coronación”  de Clinton, agregó.

Se trata de las primarias presidenciales con más candidatos que se recuerden, pero sólo algunos de sus nombres son conocidos: Jeb Bush, hijo y hermano de los presidentes Bush y exgobernador de Florida, el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, el exgobernador de Arkansas Mike Huckabee.

Más allá de su eslogan: “Devolver a América su grandeza” , Trump no ha presentado ningún proyecto político detallado y podría ser presionado por sus rivales, que tienen casi todos un cargo de político electo a sus espaldas.

Otro de sus puntos débiles es su falta de experiencia en los debates, aunque raramente defrauda cuando se trata de provocar a sus rivales. Recientemente definió a uno de ellos como “débil” , a otro como “idiota”  y a un tercero como “bufón”.

La inmigración es el tema favorito de Trump. Prometió construir un muro entre México y Estados Unidos para frenar el flujo de inmigrantes y cita sistemáticamente casos de asesinatos para justificar la expulsión de 11 millones de sin papeles.

Los otros nueve candidatos, todos hombres, se ocupan de no hacerse atrapar en ningún escándalo con Trump y de presentarse como los únicos capaces de derrotar a la favorita de los demócratas, Hillary Clinton, en las elecciones de noviembre del 2016.

“Tengo la intención de hacer una campaña populista contra la corrupción de dos partidos en Washington encarnada por Hillary Clinton”, dijo a los periodistas el senador Ted Cruz, uno de los mejores oradores presentes este jueves.

Un total de nueve debates están programados por el Partido republicano hasta febrero. El siguiente se celebrará el 16 de septiembre.

Los diez candidatos que competirán en el debate principal que la FOX emitirá hoy a las 21:00 horas  (01:00 GMT) , ordenados de mayor a menor popularidad, son los siguientes:

DONALD TRUMP  (69 años, Nueva York).





El magnate inmobiliario monopoliza la campaña desde que el 16 de junio, en el anuncio de su candidatura a las primarias, pronunciara unos comentarios ofensivos sobre los inmigrantes mexicanos de los que nunca se retractó y que le hicieron perder numerosos contratos.

A partir de entonces, aupado por nuevos exabruptos y una continua cobertura mediática, se ha situado como líder de las encuestas republicanas y es la comidilla de todas las conversaciones sobre la campaña electoral.

JEB BUSH  (62 años, Texas).



In this photo taken July 31, 2015, Republican presidential candidate, former Florida Gov. Jeb Bush speak in Fort Lauderdale, Fla. Ten Republican presidential hopefuls face off in the first prime-time debate of the 2016 campaign Thursday night in a clash that marks a big step forward in their quest for the nomination. (AP Photo/Wilfredo Lee)
In this photo taken July 31, 2015, Republican presidential candidate, former Florida Gov. Jeb Bush speak in Fort Lauderdale, Fla. Ten Republican presidential hopefuls face off in the first prime-time debate of the 2016 campaign Thursday night in a clash that marks a big step forward in their quest for the nomination. (AP Photo/Wilfredo Lee)


El exgobernador de Florida lideraba las encuestas hasta la irrupción de Trump y está considerado el favorito del aparato del partido -más moderado que las bases- para las elecciones de 2016.

Hermano e hijo de expresidentes, Bush cuenta con una poderosa capacidad recaudatoria que no tiene ninguno de los contrincantes de su partido, pero deberá hacer equilibrios para convencer al ala más derechista sin perder el centro ni su capacidad de llegar al votante demócrata más conservador.

SCOTT WALKER  (47 años, Colorado).





El gobernador de Wisconsin debe su reconocimiento nacional a la batalla que libró con los sindicatos de su estado y se presenta como un candidato ajeno a la burocrática Washington, un mensaje con gran predicamento entre las bases republicanas.

Walker defiende ser un ferviente conservador que ha logrado ganar tres elecciones en cuatro años en un estado progresista como Wisconsin, gracias a sus estrictas medidas económicas y a su mano dura con los sindicatos.

MIKE HUCKABEE  (59 años, Arkansas).





Llegó a la Gobernación de Arkansas cuatro años después de que el expresidente Bill Clinton dejara el cargo por la Casa Blanca y lideró el estado desde 1996 hasta 2007, lo que le permite presumir de que ya logró una vez la victoria política frente a la “maquinaria Clinton”  con la que contaron los candidatos demócratas.

Se presenta por segunda vez a las primarias de su partido tras la derrota de 2008 contra John McCain, y es un candidato popular entre la derecha cristiana conservadora, clave en el proceso de nominación.

BEN CARSON  (63 años, Michigan).





Este neurocirujano reconocido a nivel internacional se presenta por primera vez a un cargo público y es el único aspirante afroamericano a la Casa Blanca en 2016.

Saltó a la palestra política en la Jornada Nacional de Oración de 2013, donde criticó con dureza la reforma de la salud de Obama, y cuenta con el apoyo de las bases más conservadoras pese a una serie de comentarios fuera de tono por los que ya ha tenido que disculparse como candidato.

TED CRUZ  (44 años, Canadá).





Hijo de un exiliado cubano y primer senador hispano por Texas desde 2013, Cruz encarna el sueño americano, pero su proximidad a los ultraconservadores del Tea Party le alejan del aparato del partido, más moderado y lastran sus posibilidades en estos comicios.

MARCO RUBIO  (44 años, Florida).





Hijo de un humilde matrimonio cubano que dejó la isla antes de la Revolución, es senador por Florida desde 2011 y un candidato atractivo a quien sus titubeos entre el Tea Party y los moderados le han acarreado tanto progreso en el Partido como críticas por su indefinición.

RAND PAUL  (52 años, Pensilvania).





Aupado por la figura de su padre, el excongresista y aspirante a presidente en tres ocasiones Ron Paul, es senador por Kentucky desde 2011 y su ideología libertaria es minoritaria tanto dentro de su partido como en el país.

CHRIS CHRISTIE  (52 años, Nueva Jersey).





El gobernador de Nueva Jersey llegó a sonar como favorito de su partido para las elecciones de 2016 hace menos de dos años, pero el escándalo del “Bridgegate”  y otras polémicas estatales han dinamitado las posibilidades de un candidato moderado del gusto del aparato del partido.

JOHN KASICH  (63 años, Pensilvania).





El gobernador de Ohio no ha perdido nunca unas elecciones en sus cuatro décadas de carrera política y algunos analistas le señalan como “el tapado”  que podría dar la sorpresa en estas primarias, como político moderado que ha sido capaz de ganar de manera consecutiva dos elecciones muy competitivas en un estado bisagra como Ohio.