Internacional

Dinamitazo alcanza a Embajada de Alemania durante disturbios en Bolivia

Un estallido de dinamita alcanzó fortuitamente este miércoles la sede de la embajada de Alemania en La Paz, provocando fuego en su interior, en medio de violentos disturbios provocados por mineros en una protesta regional, informaron las autoridades.

Por La Paz/AFP

Un grupo de mineros, participan en La manifestación cerca del ministerio de Gobierno, en La Paz, Bolivia.(Foto Prensa Libre:EFE).
Un grupo de mineros, participan en La manifestación cerca del ministerio de Gobierno, en La Paz, Bolivia.(Foto Prensa Libre:EFE).

“Un dinamitazo ha alcanzado las instalaciones de la embajada de Alemania y ya (la unidad policial de) bomberos ha intervenido para sofocar el fuego que se ha encendido en la instalación de la legación diplomática“, dijo el ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero, a periodistas.

El fuego fue prontamente sofocado aparentemente sin causar daños personales, según imágenes de la televisión.

La violencia se desencadenó en apenas unos minutos al fracasar un intento de instalar una mesa de negociación entre el gobierno y dirigentes civiles de Potosí (suroeste), región que lleva tres semanas en huelga exigiendo obras e inversiones, en una oficina gubernamental cercana a la embajada alemana.

“Nos estamos retirando porque realmente no hay condiciones” para abrir el diálogo, dijo el líder del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Johnny Lally, antes de abandonar el ministerio de Gobierno y desatarse la violencia.

Los dinamitazos dañaron también un equipo de la televisión estatal que iba a transmitir in extenso el diálogo, según denunció la ministra de Comunicación, Marianela Paco.

“Nos estamos retirando porque realmente no hay condiciones” para abrir el diálogo, dijo Lally.

Los líderes de Concipo, apoyados por cientos de mineros, llegaron a La Paz para pedir diálogo con el presidente Evo Morales, pero el gobierno aseguró que pueden conversar solo con ministros sobre un pliego de demandas.

Mientras, en la plaza de armas de La Paz, donde están las sedes del Ejecutivo —donde despacha Morales— y el Legislativo, permanece cerrada por anillos de seguridad tendidos por policías antimotines, en previsión de probables intentos de los manifestantes de ingresar al lugar.