Internacional

EE. UU. muestra su poderío con ensayo de municiones reales 

Pruebas conjuntas con Corea del Sur buscan enviarle un mensaje de advertencia a las provocaciones de Corea del Norte. 

Por AFP / Corea del Sur

Ejercicios militares estadounidenses con municiones reales remecen los cerros de Corea del Sur. (Foto Prensa Libre: EFE)
Ejercicios militares estadounidenses con municiones reales remecen los cerros de Corea del Sur. (Foto Prensa Libre: EFE)

Bombarderos pesados y cazas furtivos del ejército de Estados Unidos participaban este jueves en Corea del Sur en un ejercicio con municiones reales, una demostración de fuerza frente a Pionyang tras su lanzamiento de un misil por encima de Japón, anunció Seúl.

"Los ejércitos del aire surcoreano y estadounidense efectuaron un ejercicio de prohibición del espacio aéreo destinado a enfrentar de forma implacable los disparos repetidos de misiles balísticos por parte de Corea del Norte y el desarrollo de sus armas nucleares", declaró el ejército del aire surcoreano en un comunicado.

Dos bombarderos B-1B del territorio estadounidense de la isla de Guam, en el Pacífico, y dos cazas furtivos F-35B de los marines de la base de Iwakuni, en Japón, participaron en el ejercicio, junto a cuatro cazas surcoreanos.

Las maniobras se llevaron a cabo en la provincia de Gangwon, a 150 km al sur de la zona desmilitarizada (DMZ), fronteriza entre las dos Coreas.

Cazabombarderos surcoreanos F-15K y aviones de combate F-35B del Cuerpo de Marines estadounidenses surcan los cielos durante ensayos conjuntos. (Foto Prensa Libre: EFE)
Cazabombarderos surcoreanos F-15K y aviones de combate F-35B del Cuerpo de Marines estadounidenses surcan los cielos durante ensayos conjuntos. (Foto Prensa Libre: EFE)

Los vuelos de B-1B sobre la península desatan la ira de Pionyang, que los mencionó cuando anunció su proyecto de disparar cuatro misiles cerca de Guam.

La amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de lanzar "el fuego y la ira" contra Pionyang, y el disparo del misil norcoreano que sobrevoló el norte de Japón han provocado una nueva escalada de tensión en la región.

Pese a las unánimes críticas mundiales, Corea del Norte sigue desarrollando imperturbable sus programas militares, como lo demuestra su último disparo de un misil que sobrevoló en esta semana Japón.

Ello ha provocado desde hace años enfrentamientos entre Pionyang y Washington, pero la situación se agrava actualmente tras la llegada de un presidente muy poco ortodoxo a la Casa Blanca.