Migrantes

EE. UU. permitirá a familiares pedir asilo para niños en Istmo

EE. UU. anunció el martes que aceptará peticiones de refugio para niños del norte de Centroamérica emitidas por hermanos mayores, tíos y abuelos residentes.

Por Washington/EFE

Un niño salvadoreño espera junto a sus familiares luego de ser liberados de un centro de detención en EE. UU. (Foto Prensa Libre: AP).
Un niño salvadoreño espera junto a sus familiares luego de ser liberados de un centro de detención en EE. UU. (Foto Prensa Libre: AP).

Ese país anunció el lunes que también enviará más agentes a la región para procesar las solicitudes y colaborar con Costa Rica para los casos más urgentes.

Las medidas forman parte de una ampliación del programa de EE. UU. para refugiados menores de Centroamérica, anunciado en el 2014 y que hasta ahora solo ha permitido la llegada al país de 267 niños y adolescentes de El Salvador, Guatemala y Honduras, a pesar de que las peticiones de asilo se han disparado en los últimos nueve meses.

“Nuestros esfuerzos hasta la fecha han sido insuficientes para afrontar el número de personas que puedan tener argumentos legítimos para justificar su asilo, y las vías para que la gente presente esos argumentos también han sido insuficientes”, admitió la asesora adjunta de la Casa Blanca para Seguridad Nacional, Amy Pope.

Hasta ahora, solo “un padre o madre que estuviera presente de forma legal en Estados Unidos”  podía hacer uso del programa estadounidense si deseaban que sus hijos residentes en el triángulo norte de Centroamérica pudieran viajar a este país como refugiados, recordó Pope en una conferencia de prensa telefónica.

Fuerte demanda

  • EE. UU. ha recibido hasta ahora unas nueve mil 500 solicitudes de refugio para menores centroamericanos.
  • Solo 267 han llegado al país -la gran mayoría de ellos salvadoreños- aunque ya ha comenzado a tramitar seis mil 800 de ellas y ha aprobado el asilo para dos mil 884.

Bajo la ampliación del programa, hay tres nuevas categorías de adultos que pueden solicitar el asilo para sus familiares en la región, siempre que estos sean menores de 21 años y no estén casados.

En primer lugar, podrán solicitarlo los hermanos mayores de 21 años de un niño centroamericano cuyo padre o madre se encuentre legalmente en EE. UU; y también podrá hacerlo uno de los progenitores del niño que esté con él en el país de origen, siempre que el otro progenitor se halle legalmente en territorio estadounidense.

La tercera categoría incluye a posibles “cuidadores”  del niño en cuestión “que también estén relacionados”  por lazos familiares con el padre o madre residente en EE. UU., y que pueden incluir a “tíos o abuelos”  del menor, entre otros, según explicó el subsecretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas.

Beneficio

Además, habrá un nuevo programa en los tres países del triángulo norte para “permitir que los residentes vulnerables de la región sean considerados para su protección como refugiados en EE. UU. luego de ser entrevistados por agentes del Departamento de Seguridad Nacional en sus países de origen”, dijo esa agencia en un comunicado.

Ese programa tiene como objetivo “identificar”  a residentes de la región que puedan tener “argumentos creíbles”  para convertirse en refugiados y “derivarlos”  al mecanismo establecido para tramitar las peticiones de asilo, según indicó Pope.

“Nuestros esfuerzos hasta la fecha han sido insuficientes para afrontar el número de personas que puedan tener argumentos legítimos para justificar su asilo, y las vías para que la gente presente esos argumentos también han sido insuficientes”, Amy Pope.

Por otro lado, Costa Rica anunció el martes que ha alcanzado un acuerdo con la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional de Migración  (OIM) para proporcionar refugio temporal a algunos de los menores guatemaltecos, salvadoreños y hondureños que hayan solicitado asilo en EE. UU.

Costa Rica se compromete a acoger en su territorio a un máximo de 200 solicitantes de asilo cada seis meses mientras se tramitan sus peticiones de refugio en EE. UU., en los casos de menores que necesiten protección inmediata, según fuentes del Departamento de Estado.

“La iniciativa de Costa Rica está dirigida a aquellos que son tan vulnerables que no hay opciones de que permanezcan en sus países mientras se procesa su petición”, apuntó Pope, quien agradeció al Gobierno costarricense por esa medida “extraordinariamente importante”  para el éxito del programa estadounidense.

Estados Unidos ha recibido hasta ahora unas nueve mil 500 solicitudes de refugio para menores centroamericanos y solo 267 han llegado al país -la gran mayoría de ellos salvadoreños- aunque ya ha comenzado a tramitar seis mil 800 de ellas y ha aprobado el asilo para dos mil 884, según indicó el martes Mayorkas.