Internacional

EI toma el control del 60 por ciento de la mayor refinería de Irak

Los milicianos del grupo yihadista Estado Islámico (EI) han tomado el control en las últimas horas de un 60 por ciento de la superficie total de la refinería petrolera de Biyi, la principal de Irak, informó este jueves una fuente de seguridad.

Por Bagdad/EFE

El complejo de Biyi tiene una superficie de más de 20 kilómetros cuadrados y contiene varias refinerías.(Foto Prensa Libre: AFP)
El complejo de Biyi tiene una superficie de más de 20 kilómetros cuadrados y contiene varias refinerías.(Foto Prensa Libre: AFP)

Todavía prosiguen los enfrentamientos entre los yihadistas y las fuerzas de seguridad en este complejo ubicado a unos 40 kilómetros al norte de Tikrit, capital de la provincia de Saladino, al norte de Bagdad.

El avance del EI se produjo en el marco de la ofensiva lanzada anoche por los yihadistas para conquistar esa importante instalación petrolera, que ambos bandos se disputan desde el verano pasado.

Según la fuente, este avance se debió a la escasa presencia de tropas en el lugar y a que la aviación de la coalición internacional no intervino de manera efectiva en los combates.

-Combates en Biyi-

El 18 de abril recién pasado, una fuente policial de Saladino anunció que la tropa iraquíe había logrado liberar totalmente la refinería del control yihadista, pero los miembros del EI han continuado con sus ataques a Biyi.

La refinería de Biyi, situada al norte de la localidad homónima, producía más de 300 mil barriles diarios de derivados petroleros antes de su suspensión, después de que amplias zonas de Saladino cayeran en manos del EI en junio pasado.

El complejo tiene una superficie de más de 20 kilómetros cuadrados y contiene varias refinerías, entre las que destacan la Norte, Saladino 1 y Saladino 2, además de almacenes, zonas de carga, producción y distribución, y oficinas administrativas.

Pese a que el Ejército iraquí recuperó a finales de marzo el control de la ciudad de Tikrit y de amplias zonas de Saladino, en la provincia siguen quedando reductos extremistas.

La toma de Tikrit supuso un duro golpe para el EI, ya que abrió el camino hacia la liberación del norte de Irak, en especial de Mosul, la capital del “califato” declarado por el líder yihadista Abu Bakr al Bagdadi.