Internacional

Ejecutan en Florida a un hombre blanco que asesinó a un afroamericano

Mark Asay, de 53 años, condenado por dos homicidios con móviles raciales y el primer blanco en ser ejecutado en Florida por el asesinato de un afroamericano, fue declarado muerto a las 6:22 de la tarde en la prisión estatal en Starke, indicaron las autoridades.

Por AP / EE. UU.

Mark Asay, de 53 años, fue ejecutado con un nuevo fármaco en Florida, EE.UU. (Foto Prensa Libre: AP)
Mark Asay, de 53 años, fue ejecutado con un nuevo fármaco en Florida, EE.UU. (Foto Prensa Libre: AP)

En la Florida se ejecutó el jueves a un hombre con un anestésico que no se había utilizado antes para la pena capital en Estados Unidos.

Asay recibió una inyección con tres fármacos que comenzó con el anestésico etomidato.

Aunque aprobado por la Corte Suprema de Florida, algunos han criticado el uso del etomidato por considerar que no se ha mostrado su efecto en una ejecución. El etomidato reemplazó al midazolam, el cual se volvió más difícil de encontrar luego de que muchas farmacéuticas comenzaron a negarse a proporcionarlo para la pena de muerte.

Los fiscales dicen que Asay efectuó comentarios racistas cuando asesinó a Robert Lee Brooker, un hombre de raza negra de 34 años, en 1987. También fue declarado culpable del homicidio ese mismo año de Robert McDowell, de 26 años, de tipo mestizo.

Asay había contratado a McDowell, que estaba vestido como mujer, como prostituta, y lo mató tras enterarse de que en realidad era hombre, señalaron los fiscales.

Se le preguntó a Asay si quería hacer una declaración final.

“No señor, no quiero. Gracias”, respondió.

Michelle Glady, portavoz del departamento de correccionales, dijo que el procedimiento se realizó sin complicaciones y Asay no habló mientras se llevaba a cabo.

Mark Asay, de 53 años, fue ejecutado anoche en la Florida. (Foto Prensa Libre: AP)
Mark Asay, de 53 años, fue ejecutado anoche en la Florida. (Foto Prensa Libre: AP)

Fue la primera ejecución en Florida desde que la Corte Suprema federal las suspendió en el estado tras hallar que su método para sentenciar a muerte a la gente era inconstitucional. Horas antes el jueves, el máximo tribunal rechazó la última apelación de Asay sin emitir comentarios.