Internacional

El Papa critica el culto al poder y la apariencia, que traen tristeza y miedo

El papa Francisco condenó este viernes el culto que se rinde a los “pequeños ídolos”  como el poder, la apariencia o la superioridad y dijo que estos solo traen consigo “tristeza, esclavitud y miedo” .

Por Ciudad del Vaticano/AP

El Papa Francis besa una essultura del Niño jesús mientras celebra la misa en El Caticano. (AP).
El Papa Francis besa una essultura del Niño jesús mientras celebra la misa en El Caticano. (AP).

“Pequeños ídolos a los que le rendimos culto: el culto al poder, a la apariencia y a la superioridad. Ídolos que solo prometen tristeza, esclavitud y miedo” , lamentó este viernes Jorge Bergoglio durante la misa por la Solemnidad de la Epifanía del Señor, celebrada en la basílica de San Pedro.

El Papa dio inicio a esta celebración a las 10.00 horas locales  (9.00 GMT) , después de dirigirse en procesión hasta el altar mayor de la basílica vaticana y besar allí una imagen del Niño Jesús.

Después, pronunció ante los presentes una homilía en la que se centró en describir cuán diferente fue la actitud de los Reyes Magos y de Herodes, ante el nacimiento de Jesús.



Monjas distribuyen comida y bebidas a los necesitados en la plaza de San Pedro. (AP).
Monjas distribuyen comida y bebidas a los necesitados en la plaza de San Pedro. (AP).


En este sentido, Francisco recordó que Herodes no quiso adorar a Jesús, porque “buscaba que lo adorasen”  a él, mientras que los Reyes Magos sí se habían puesto en camino hacia Belén porque “tenían el corazón abierto al horizonte”  y “estaban abiertos a una novedad” .

“La nostalgia de Dios nos saca de nuestros encierros deterministas, esos que nos llevan a pensar que nada puede cambiar. La nostalgia de Dios es la actitud que rompe aburridos conformismos e impulsa a comprometernos por ese cambio que anhelamos y necesitamos” , dijo el pontífice ante los miles de fieles que asistieron a esta misa.

“El creyente nostalgioso, movido por su fe, busca a Dios en los lugares más recónditos de la historia (...). Va a la periferia, a la frontera, a los sitios no evangelizados para poder encontrarse con su Señor; y lejos de hacerlo con una postura de superioridad lo hace como un mendicante” , añadió.

En contraposición, señaló, aquellos que como Herodes duermen “bajo la anestesia de una conciencia cauterizada”  quedan desconcertados “frente a la novedad que revoluciona la historia”  y se encierran “en sus logros, en sus saberes, en sus éxitos” .

Sentados “sobre su riqueza sin lograr ver más allá” , continuó, quieren “controlar todo y a todos” .



Distribuyen comida y bebidas a los necesitados en la plaza de San Pedro.(AP).
Distribuyen comida y bebidas a los necesitados en la plaza de San Pedro.(AP).


“Es el desconcierto del que está inmerso en la cultura del ganar cueste lo que cueste. (...) Un desconcierto que nace del miedo y del temor ante lo que nos cuestiona y pone en riesgo nuestras seguridades y verdades, nuestras formas de aferrarnos al mundo y a la vida” , expuso.

Por ello, frente a estas situaciones, Francisco defendió la “nostalgia de Dios”  que permite “tener los ojos abiertos frente a todos los intentos reductivos y empobrecedores de la vida” .

Ofrece almuerzos a desamparados

El Papa ofreció a centenares de desamparados y refugiados un almuerzo con sándwiches y llamó a los fieles a encontrar a Dios en las periferias de la sociedad, no en sus palacios.

Francisco celebró misa en ocasión del Día de Reyes, que marca la Epifanía, cuando los tres reyes magos llegan a conocer al niño Jesús.



Los desamparados reciben alimentos y bebidas en la plaza de San Pedro. (AP).
Los desamparados reciben alimentos y bebidas en la plaza de San Pedro. (AP).


Al final del servicio, desamparados y refugiados se sumaron a voluntarios para entregarles 50 mil panfletos con historias bíblicas sobre la misericordia de Dios a peregrinos congregados en medio del frío en la Plaza de San Pedro.

Francisco dijo que quería darles a los fieles el regalo de la misericordia de Dios para el nuevo año.       

Francisco entonces ofreció a unos 300 necesitados un almuerzo de sándwiches y bebidas, dijo el Vaticano, como parte de su compromiso con los pobres y desamparados que viven alrededor del Vaticano.       

Durante la temporada navideña, el papa ha enfatizado los orígenes humildes de Cristo y criticado a una iglesia cerrada en sus riquezas.