Internacional

El Papa dice que divorciados que inician nueva convivencia “no son excomulgados”

El papa Francisco afirmó este miércoles que las personas que han establecido una nueva convivencia tras su ruptura matrimonial “no son excomulgadas y no deben ser tratadas como tales” , sino que “forman parte de la Iglesia” .

Por Ciudad del Vaticano/AFP

<em><span class="hps">El Papa </span><span class="hps">es recibido por</span><span class="hps"> fieles</span> <span class="hps">en el</span> <span class="hps">Vaticano. (Foto Prensa Libre:AP).</span></em>
El Papa es recibido por fieles en el Vaticano. (Foto Prensa Libre:AP).

“Hoy nos referimos a la situación de aquellos que tras la ruptura de su vínculo matrimonial han establecido una nueva convivencia. (...) Estas personas no están excomulgadas como algunos piensan, ellas forman parte de la Iglesia” , dijo Jorge Bergoglio.

El Sumo Pontífice realizó estas reflexiones en la audiencia general de este miércoles, que se celebró en el Aula Pablo VI, donde también tendrá lugar durante todo agosto.

El papa Francisco lanzó una pregunta a los presentes: “Cómo podemos recomendar a estos padres que hagan todo lo posible para educar a sus hijos en la fe cristiana si les alejamos de la vida de la comunidad, como si fueran excomulgados?”

Y acto seguido subrayar que “es necesaria una auténtica y fraterna acogida”  de estas personas en el seno de la Iglesia Católica.

El Santo Padre señaló que “la Iglesia sabe bien que situaciones como esta” , en relación a las nuevas uniones tras un divorcio, “contradicen el sacramento cristiano” , pero reconoció que son problemas reales que afectan especialmente “a los más pequeños” .

“Los más pequeños son los que más sufren (...). No se debe sumar más peso al que estos chicos ya soportan cuando están en esta situación” , comentó.

Por ello, insistió en que la comunidad cristiana debe “animar”  a estas personas “a vivir cada vez más su pertenencia a Cristo y a la Iglesia con la oración, la escucha de la palabra de Dios, la participación en la liturgia, la educación cristiana de los hijos, la caridad, el servicio a los pobres y el compromiso por la justicia y la paz” .

“Todos pueden formar parte de la comunidad, la Iglesia es la casa paterna en la que hay espacio para todos (...). La Iglesia no tiene las puertas cerradas a nadie” , concluyó.

Según la Iglesia, un matrimonio religioso no puede ser disuelto, por lo que el derecho canónico considera que las personas que se separan y se vuelven a casar por el rito civil están siendo infieles a su primer cónyuge, por lo que están excluidas de los sacramentos, entre ellos la comunión.

La excomunión es una sanción más fuerte, ya que en la práctica implica la exclusión total de la Iglesia.

Varias voces dentro de la Iglesia están reclamando que los divorciados puedan comulgar sin condiciones, una idea a la cual se oponen los defensores de la aplicación estricta del dogma.

La cuestión fue objeto de encendidos debates durante el sínodo de la familia de 2014, y debería volver a estar en el centro de las discusiones en la segunda reunión de este tipo que se celebrará en octubre.