Internacional

El Papa prepara encíclica sobre medioambiente

El papa Francisco está buscando una audiencia global para su próxima encíclica sobre el medioambiente y el domingo dijo que estará dirigida a todo el mundo, no sólo a los católicos.

Por Ciudad del Vaticano/AP

El Papa Francisco bendice a los fieles a su llegada en la plaza de San Pedro, en el Vaticano, (Foto Prensa Libre/AP).
El Papa Francisco bendice a los fieles a su llegada en la plaza de San Pedro, en el Vaticano, (Foto Prensa Libre/AP).

En su bendición dominical y ante de miles de personas en la Plaza de San Pedro, el Sumo Pontífice dijo que su primera encíclica saldrá el jueves e invitó a prestar atención a la degradación ecológica a nuestro alrededor.

“Esta encíclica está dirigida a todo el mundo: oremos para que todo el mundo pueda recibir el mensaje y crecer en la responsabilidad hacia la casa común que Dios nos ha dado”, pronunció.

El esperado documento será presentado por el Vaticano en conferencia de prensa y en él se subraya la insistencia de Francisco de que no es sólo para los católicos. Los ponentes son un cardenal vaticano, un teólogo ortodoxo griego y un científico ateo.

Pide atención sobre degradación ambiental

El papa invitó a que “se renueve la atención sobre la degradación ambiental y su recuperación en cada territorio” , al anunciar la publicación su encíclica.

“Esta encíclica está dirigida a todos los que puedan recibir su mensaje y crecer en la responsabilidad hacia la casa común que Dios nos ha confiado” , agregó tras el rezo del Angelus dominical asomado a la ventana del palacio apostólico ante una repleta Plaza de San Pedro.

El título de la que será la primera encíclica de Francisco, ya que la anterior tuvo sólo que completarla, pues gran parte la había escrito su predecesor, Benedicto XVI, es “Laudato si (Alabado seas, en italiano antiguo). Sobre la protección de la casa común”.

“Laudato si” es la frase inicial del Cántico de las Criaturas de san Francisco de Asís, escrito en 1225.

Es además el segundo documento pontificio después de la exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” (La alegría del Evangelio) .

Francisco ha hablado de medioambiente en muchos de sus discursos y es famosa su frase en la que cita el dicho de un anciano que un día le dijo: “Dios perdona siempre, los hombres a veces, la Tierra no perdona nunca” .

Para presentar su documento, el Sumo Pontífice ha elegido a un representante de la Iglesia Católica, al presidente del Pontificio Consejo de Justicia y Paz, el cardenal Peter Turkson; pero también a Giovanni Zizioulas, representante del patriarcado ortodoxo de Constantinopla, muy activo en la defensa de la ecología.

“Esta encíclica está dirigida a todo el mundo: oremos para que todo el mundo pueda recibir el mensaje y crecer en la responsabilidad hacia la casa común que Dios nos ha dado”, pronunció el Papa.

Y también a un laico, el científico Schellenhuber, fundador y director del Instituto Potsdam para la investigación sobre el impacto del cambio climático.

Aunque aún no se conoce el contenido de la encíclica, escrita en español, su publicación llega precedida de algunas controversias sobre cuál será su mensaje y la posible critica a los sistemas económicos y financieros actuales o incluso a los presuntos grupos de poder o multinacionales petrolíferas.

Críticas al actual sistema económico que el papa ha realizado ya en varias ocasiones acusándolo de pensar sólo en las ganancias y no en las personas, aunque esta vez será clave de defensa de la ecología.

El cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga, coordinador del llamado grupo “C9” que ayuda a Francisco en sus reformas de la Curia y quien ha leído el documento, afirmó que es “un texto delicioso” que va a poner “el dedo en la llaga” sobre algunas cuestiones.

Adelantó que va a hablar muy claramente de la responsabilidad que tienen las grandes corporaciones en el castigo que se le está infringiendo al planeta.

“Será una gran sacudida que nos hará reflexionar a todos” , manifestó.

Durante el vuelo de regreso de su viaje a Filipinas el enero recién pasado, Francisco ya había adelantado que quería que su encíclica se publicase en junio para que se difundiese antes de la Cumbre sobre el clima de París prevista en diciembre.