Internacional

El Papa recuerda que la salvación es gratis

 El Papa criticó este miércoles a los “avispados”  que tratan de lucrarse en el Jubileo y recordó que “la salvación no se paga” , después de que se hayan confiscado miles de bendiciones papales falsas que iban a ser vendidas a los peregrinos.

Por Ciudad del Vaticano

El Papa durante la audiencia general de los miércoles en el Vaticano.
El Papa durante la audiencia general de los miércoles en el Vaticano.

“Cuando crucéis la Puerta Santa, estad atentos de que no haya nadie demasiado avispado o listo que dice que hay que pagar. No, la salvación no se paga, no se compra” , dijo el Sumo Pontífice durante la audiencia general que celebra cada miércoles en la plaza de San Pedro.

Francisco recordó que “la salvación es Jesús y Jesús es gratis” .

“Atentos, Él nos dice que hay ladrones y bandoleros. Así que estad atentos, la salvación es gratis” , subrayó.

Las palabras del Sumo Pontífice se producen después de que las autoridades italianas confiscaran el lunes recién pasado un total de 3 mil 500 pergaminos de bendiciones papales falsos que iban a ser vendidos a los peregrinos que lleguen a Roma para participar en el Jubileo.

“El tiempo previsto para recibir la bendición en pergamino es de aproximadamente un mes desde la solicitud”, añadió la Santa Sede.

Las falsas bendiciones fueron descubiertas en un comercio próximo a la plaza de San Pedro y presentaban la imagen del papa Francisco y los escudos del Vaticano y del Sumo Pontífice.

Habían sido imprimidos en italiano, español, portugués e inglés bajo el título “Bendición del peregrino”  y fueron confiscados durante una operación conjunta entre la Guardia de Finanzas y la Gendarmería vaticana.

El responsable de la impresión fraudulenta, que no disponía de la autorización vaticana, ya ha sido denunciado por producción y comercio con objetos falsificados, pues el valor de los pergaminos incautados asciende a unos 70 mil euros.

Como se obtiene la bendición papal

Los pergaminos con bendiciones papales solo pueden ser expedidos por la Limosnería Apostólica vaticana, explicó hoy la Santa Sede, después de que la Policía italiana y la Gendarmería vaticana hayan destapado una trama de venta de documentos falsos a miles de peregrinos.

“Los pergaminos con bendiciones apostólicas se entregan solo desde la Limosnería Apostólica, la oficina de la Santa Sede cuya tarea es ejercer la caridad hacia los pobres en nombre del Sumo Pontífice. Todos los ingresos de la Limosnería, especialmente los relativos a la expedición de certificados de bendición, se destinan a la caridad” , precisó a través de Radio Vaticana.

Según la Santa Sede, “para obtener la bendición apostólica en pergamino”  es necesario acudir personalmente a la Limosnería Apostólica o solicitarla por correo o fax a estas dependencias vaticanas.

Los fieles católicos que deseen obtener la bendición papal deben completar un formulario que se puede descargar en la página web de la Limosnería y en el que han de especificar algunos datos personales, además del motivo por el que la solicitan.

“Cuando crucéis la Puerta Santa, estad atentos de que no haya nadie demasiado avispado o listo que dice que hay que pagar. No, la salvación no se paga, no se compra”, dijo el Sumo Pontífice.

“El tiempo previsto para recibir la bendición en pergamino es de aproximadamente un mes desde la solicitud” , añadió la Santa Sede.

El Vaticano explicó este procedimiento después de que la Guardia de Finanzas italiana anunciara ayer la confiscación de tres mil 500 documentos con bendiciones papales falsas en pergamino impresas para su venta a peregrinos por el Jubileo, que comenzó el 8 de diciembre.

Las falsas bendiciones fueron descubiertas en un comercio próximo a la plaza de San Pedro y presentaban la imagen del papa Francisco y los escudos del Vaticano y del Sumo Pontífice.

Los falsos pergaminos estaban imprimidos en italiano, español, portugués e inglés bajo el título “Bendición del peregrino”  y fueron confiscados durante una operación conjunta de la Guardia italiana de Finanzas, encargada de delitos fiscales y de frontera, y la Gendarmería vaticana.

El responsable de la impresión fraudulenta, que no disponía de autorización del Vaticano, ha sido denunciado por producción y comercio de objetos falsificados.