Internacional

Estampida humana tras explosión en universidad de Kenia provoca un muerto y 150 heridos

Un estudiante murió y otros 150 resultaron heridos el domingo en un campus universitario en Kenia, en la huida posterior a la explosión fortuita de un cable eléctrico que hizo temer un nuevo ataque islamista, indicó el vicepresidente de la universidad de Nairobi.

Por Nairobi/AFP

Estudiantes de la universidad de Nairobi, Kenia, abordan el autobús que los lleva de regreso a la universidad después de ser atendidos en un hospital. (Foto Prensa Libre: EFE).
Estudiantes de la universidad de Nairobi, Kenia, abordan el autobús que los lleva de regreso a la universidad después de ser atendidos en un hospital. (Foto Prensa Libre: EFE).

“Un cable eléctrico explotó en el exterior de la residencia universitaria (...) los estudiantes creyeron que había un ataque”, diez días después del perpetrado por un comando islamista contra la universidad de Garissa, indicó Peter Mbithi.

Varios estudiantes se tiraron por la ventana de sus cuartos, algunos desde el quinto piso, y uno de ellos murió, explicó.

“También hubo una estampida”, añadió el responsable, precisando que en torno a 150 estudiantes habían resultado heridos al saltar al vacío o bien durante la avalancha.

Según el ministro de Educación, Jacob Kaimenyi, la explosión se produjo a las 4.00 horas locales, en el campus Kikuyu, dependiente de la universidad de Nairobi y situado a unos 20 kilómetros al oeste de la capital, cuando los estudiantes dormían.

Cifras

  • 1 muerto y 150 heridos dejó la explosión en Kenia

Entre los heridos, 20 estaban delicados, pero “la mayoría tiene heridas leves y han podido salir del hospital”, afirmó el responsable universitario.

El 2 de abril, un comando islamista atacó al alba la universidad de Garissa, en el este de Kenia, entrando en los edificios de la residencia universitaria y matando a 148 personas, de las cuales 142 eran estudiantes.

Los islamistas somalíes shebab, que han multiplicado los ataques mortales en Kenia desde que el ejército keniano hace incursiones en Somalia para combatirlos, reivindicó el ataque y amenazó a Kenia con una “larga y aterradora guerra”, así como con “nuevos baños de sangre”.