Internacional

 Evo Morales presenta demanda para que expareja presente al niño de ambos

El presidente de Bolivia, Evo Morales, presentó una demanda ante un juez para que su expareja Gabriela Zapata, presa desde el fin de semana acusada de supuestos delitos económicos, presente en cinco días al niño que tuvieron en el 2007 y al que el mandatario creía muerto.

Por La Paz/EFE

Evo Morales, presidente de Bolivia.
Evo Morales, presidente de Bolivia.

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, dijo el martes a los medios que Morales hizo la solicitud por medio de dos abogados ante un juez de la Niñez y la Adolescencia, con la correspondiente exigencia de protección para los derechos del menor recogidos en la ley.

“En los últimos días ha salido la versión de que el hijo del presidente Evo Morales estaría vivo y si esta versión -a la que no le damos valor ni credibilidad- fuera cierta eso implica una gran (vulneración) del Código del Niño, Niña y Adolescente” , agregó.

  • “Para que nos dejemos de especular, para que el pueblo sepa quién es el que miente y quién es el que dice la verdad que se proceda por la vía judicial como corresponde”, sostuvo Ferreira.

Ferreira consideró que si el niño está vivo se le impidió el contacto con su padre, sufrió de “violencia psicológica”  y se incurrió en una violación de las normas de protección de los menores en el país.

Morales pidió el lunes, en una declaración ante los medios, que los familiares de Zapata le presenten al niño, que tendría hoy entre ocho y nueve años, y ofreció hacerse cargo del menor.

Asimismo, insistió en su versión de que en el 2007 su expareja le informó de que el niño estaba enfermo y falleció poco después de nacer.

Esa explicación implica que el gobernante creyó sin más a Zapata cuando esta le dijo que el niño había muerto, pero no lo comprobó ni acudió al velatorio ni al entierro del bebé, por lo que la oposición y gran parte de la sociedad boliviana han acogido esa versión con escepticismo.

Pese a las peticiones del Gobierno, la familia de Zapata no ha presentado al niño y, en cambio, solicitaron en un comunicado respetar su “privacidad, dignidad e imagen”  y las normas nacionales e internacionales “con respecto al interés superior del menor” .

Los abogados de Zapata presentaron un certificado de nacimiento ante una juez como prueba de que está vivo.

Ferreira insistió en que el caso es una “maniobra de la oposición” , interesada en mostrar a Morales como “una persona que ha mentido” .

“Para que nos dejemos de especular, para que el pueblo sepa quién es el que miente y quién es el que dice la verdad que se proceda por la vía judicial como corresponde” , sostuvo Ferreira, que es abogado.

“En los últimos días ha salido la versión de que el hijo del presidente Evo Morales estaría vivo y si esta versión -a la que no le damos valor ni credibilidad- fuera cierta eso implica una gran (vulneración) del Código del Niño, Niña y Adolescente”, agregó Reymi Ferreira.

El ministro declaró a la radio estatal Patria Nueva que en el Gobierno están seguros de que “no existe el menor, lamentablemente como dijo el presidente ha fallecido, pero se está haciendo un discurso político tratando de mostrar contradicciones” .

La relación de Morales y Zapata se conoció hace unas semanas, en medio de la campaña del referendo sobre la reelección del mandatario, quien reconoció que mantuvo ese noviazgo, aunque aseguró que no veía a la mujer desde el 2007 y que el bebé había fallecido.

Zapata está acusada de los supuestos delitos de “legitimación de ganancias ilícitas, enriquecimiento de particulares con afectación al Estado y uso indebido de influencias en grado de complicidad” .

La Fiscalía investiga denuncias de que Zapata, con el apoyo de una funcionaria que es su mejor amiga y también fue detenida, usó oficinas de la Unidad de Apoyo a la Gestión Social del Ministerio de la Presidencia, la antigua entidad de apoyo a la Primera Dama, un cargo ahora desierto debido a la condición de soltero de Morales.

Hasta la semana pasada, Zapata era ejecutiva en Bolivia de la empresa china Camce, que en los últimos años suscribió al menos siete contratos con el Estado para construir por invitación directa, tras descartarse licitaciones, obras por valor de 566 millones de dólares.