Internacional

Filipinas denuncia presencia del cartel mexicano de Sinaloa

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, denunció el miércoles la presencia en ese país del cartel mexicano de Sinaloa, dentro de la campaña que ha lanzado para acabar con el crimen y la droga en sus primeros seis meses de mandato.

Por Manila/AFP

Archivado en:

Filipinas
Policías trasladan a una de las víctimas asesinadas en Manila,Filipinas.(Foto Prensa Libre:EFE)
Policías trasladan a una de las víctimas asesinadas en Manila,Filipinas.(Foto Prensa Libre:EFE)

“El cartel de Sinaloa opera aquí (...) Somos un punto de transito”, indicó el mandatario, investido el 30 de junio, en un acto público en Manila, según el diario local “Inquirer”.

Duterte explicó que la presencia del grupo narcotraficante mexicano en territorio filipino se debe a que Estados Unidos ha aumentado la lucha contra el narcotráfico.



Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas da una conferencia de prensa en Manila. (EFE).
Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas da una conferencia de prensa en Manila. (EFE).


Más de 500 supuestos traficantes y drogadictos han muerto en Filipinas en operaciones policiales y a manos de grupos civiles conocidos como “vigilantes”  desde que Duterte ganó las elecciones presidenciales del 9 de mayo, según el recuento de los medios locales.

Seis personas fallecieron el miércoles en una operación policial en la residencia del Rolando Espinosa, alcalde de la localidad de Albuera, en la provincia de Leyte  (centro).

Hace dos días, Duterte acusó públicamente al alcalde y a su hijo Kerwin de estar involucrados en el tráfico de drogas y les dio 24 horas para entregarse.

El regidor se entregó al día siguiente, pero su hijo sigue en paradero desconocido.



Erwin Espinosa (c) es escoltado por la Policía luego de ser arrestado. (EFE).
Erwin Espinosa (c) es escoltado por la Policía luego de ser arrestado. (EFE).




Rolando Espinosa (i), es presentado luego de entregarse al jefe de la Policía. (EFE).
Rolando Espinosa (i), es presentado luego de entregarse al jefe de la Policía. (EFE).