Internacional

Fiscalía salvadoreña allana casa de expresidente Antonio Saca

La Fiscalía salvadoreña allanó la madrugada del miércoles la residencia del expresidente Elías Antonio Saca  (2004-2009).

Por San Salvador/EFE

El expresidente Antonio Saca observa durante una audiencia el martes último. (Foto Prensa Libre: AFP).
El expresidente Antonio Saca observa durante una audiencia el martes último. (Foto Prensa Libre: AFP).

Las autoridades siguen el curso de la  la investigación por los delitos de corrupción cometidos al supuestamente desviar US$246 millones del presupuesto estatal.

“Buscamos evidencia documental que pueda servir para abonar a la investigación que nosotros hemos venido desarrollando”, dijo a periodistas el jefe de la Unidad de Investigación Financiera de la Fiscalía (UIF), Jorge Cortéz.

De acuerdo con el jefe fiscal, en la residencia, ubicada en una de las más exclusivas zonas de San Salvador, no se encontraba ningún familiar de Saca al momento del registro.

Lamentó que en el lugar no encontraron “ningún documento de intereses”, contrario a los incautados en un consorcio de radios de Saca allanado el martes último y “sobre los que se está trabajando”.

Las autoridades también han intervenido una radio del exmandatario en el departamento oriental de Usulután y un negocio de venta de autos propiedad de su primo Herbert Saca.

Saca y sus exsecretarios privado, de Comunicaciones y de Juventud, Elmer Charlaix, Julio Rank y César Funes, respectivamente, son acusados de formar una estructura que desvío de US$246 millones del presupuesto gubernamental a cuentas privadas.

A ellos se suman, Pablo Gómez, Francisco Rodríguez Arteaga y Jorge Alberto Herrera, “colaboradores directos del expresidente Elías Antonio Saca”, aún empleados de la Presidencia.

Estos afrontarán el proceso penal por los delitos de peculado, asociaciones ilícitas y lavado de dinero en el Juzgado Cuarto de Paz de la capital, la audiencia inicial está programada para el 3 de noviembre.





Según el fiscal general, Douglas Meléndez, estas personas operaban una estructura al interior de la Presidencia que movió los US$246 millones a 14 cuentas personales de Charlaix, Rodríguez y Gómez, de las que posteriormente retiraron US$116 millones “en efectivo”.

Detalló que durante las investigaciones, iniciadas tres meses atrás, han determinado que al menos US$6 millones fueron blanqueados “vía triangulación” a las empresas de Saca, que incluyen un reconocido consorcio de radios, por parte del exmandatario y Charlaix.


La investigación, denominada “Destape Corrupción”, tuvo como origen un informe de la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia con el que se inició un proceso civil contra Charlaix por supuesto enriquecimiento ilícito en más de US$18.7 millones.


Dicho informe establece que de una “partida secreta”  del Gobierno en la que se manejaban fondos para la inteligencia estatal se libraron cheques a nombre de funcionarios y que este dinero finalmente acabó en las cuentas de Charlaix.

A nombre de Saca fueron emitidos más de US$15 millones, otros US$497 mil para Rank, US$45 mil para César Funes y US$400 mil para el partido que llevó al poder al expresidente, la Alianza Republicana Nacionalista  (Arena), que en el 2010 lo expulsó.

No es la primera vez que Arena se ve salpicado por este tipo de casos.

Según la Fiscalía, el partido recibió US$10 millones del difunto expresidente Francisco Flores  (1999-2004), que supuestamente desvió donaciones taiwanesas y por lo que afrontó un proceso penal..



El expresidente Saca aborda la unidad policial al retirarse de Tribunales, el martes último. (Foto Prensa Libre: AFP).
El expresidente Saca aborda la unidad policial al retirarse de Tribunales, el martes último. (Foto Prensa Libre: AFP).