Internacional

Francia y Alemania urgen a respuesta conjunta europea a crisis migratoria

La canciller alemana, Ángela Merkel, y el presidente francés, Francois Hollande, abogaron este lunes por buscar una postura común de la UE a la mayor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial, horas antes de que unos mil migrantes entraran en Hungría.

Por Berlín/AFP

<em>La canciller alemana, Angela Merkel (c), el presidente francés, Francois Hollande (i), y su homólogo ucraniano, Petró Poroshenko (d),</em>
La canciller alemana, Angela Merkel (c), el presidente francés, Francois Hollande (i), y su homólogo ucraniano, Petró Poroshenko (d),

Al menos unas mil personas, entre ellas numerosos sirios, atravesaron la frontera entre Serbia y Hungría, cerca de la localidad húngara de R szke, constató un fotógrafo de la  AFP .

Esta entrada en Hungría, país de la Unión Europea  (UE) , tuvo lugar días antes de que termine el levantamiento de una barrera a lo largo de la frontera para impedir la llegada de migrantes, que el gobierno de Budapest anunció para el 31 de agosto.

Estos migrantes forman parte de las miles de personas que alcanzaron Grecia, antes de continuar su ruta hacia Macedonia, que impidió en vano la semana pasada frenar su periplo hacia Europa occidental, y Serbia.

“Debemos poner en marcha un sistema unificado de derecho de asilo” , así como una “política migratoria común con reglas comunes”  a todos, indicó el jefe de Estado francés en Berlín, junto a la canciller alemana.

Para Hollande, esta es “una situación excepcional que va a durar”  cierto tiempo.

Por su parte, Merkel subrayó que, como la UE tiene un derecho de asilo similar, todos los países europeos deben ponerlo en práctica “lo antes posible” .

La canciller alemana había condenado anteriormente los “horribles”  actos xenófobos ocurridos este fin de semana en Alemania, especialmente en Heidenau  (Sajonia, este) , donde los policías se enfrentaron a manifestantes de extrema derecha que protestaban contra la apertura de un centro de acogida de refugiados.

La actual crisis migratoria, la más importante en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial, relegó a un segundo plano el conflicto en Ucrania, tema inicialmente previsto en el encuentro de ambos mandatarios con el presidente ucraniano, Petro Poroshenko.

- Desastre humanitario -

El ministro austríaco de Relaciones Exteriores, Sebastian Kurz, de visita en la frontera greco-macedonia, calificó la situación de “desastre humanitario”  y reclamó una “nueva estrategia”  a la Comisión Europea.

En la misma línea, su homólogo italiano, Paolo Gentiloni, dijo que las escenas vividas “en Macedonia son una afrenta a la dignidad y a la historia de Europa” .

El jefe de la diplomacia francesa, Laurent Fabius, para quien la crisis de los refugiados se encuentra en “lo más alto de la agenda”  europea, anunció el domingo la celebración de una “reunión de los ministros de Interior o de Relaciones Exteriores”  en los próximos días.

“Este es exactamente el tipo de problema que hay que entender como un problema común” , reiteró su homólogo checo, Lubomir Zaoralek.

- Rescates y muertes en el Mediterráneo -

La Unión Europea se enfrenta a un flujo migratorio sin precedentes de personas que huyen de la guerra, la represión y la pobreza.

En otro de los puntos calientes de la crisis de refugiados, los guardacostas italianos coordinaron el rescate el sábado de 4.400 migrantes en el Mediterráneo, mientras las autoridades griegas se encuentran desbordadas por la llegada de refugiados sirios a la isla de Kos.

Dos migrantes murieron y otros cinco desaparecieron el lunes en el hundimiento de su embarcación precaria frente a las costas de la isla de Lesbos, en el mar Egeo, según la policía portuaria griega.

Aunque Alemania tiene dificultades para acoger a todos los refugiados que llegan a su territorio, este año espera alcanzar la cifra récord de 800.000 solicitantes de asilo. Además, los actos de violencia, imputados generalmente a la extrema derecha, son cada vez más frecuentes en ese país.

El vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, para quien esta llegada de migrantes constituye “el mayor desafío de Alemania desde la reunificación”  de ese país, visitó el lunes Heidenau.

“No hay que dejar ni un milímetro al populacho de la extrema derecha, esta gente no tiene nada que ver con Alemania” , declaró.

Tras la reunión entre Merkel y Hollande, Petro Poroshenko conversó con ambos mandatarios para analizar “la situación en Ucrania y la aplicación de las medidas de los acuerdos de Minsk” .

Desde la firma de los acuerdos de paz de Minsk en febrero recién pasado, los tres dirigentes se reúnen por primera vez sin el presidente ruso, Vladimir Putin.

Estos acuerdos permitieron la instauración de una tregua precaria en un conflicto que ha matado a 6.800 personas en 16 meses, entre ellas 1.500 desde la firma de los acuerdos.