Internacional

Fuerzas iraquíes toman el control de dos barrios orientales de Mosul

Las fuerzas iraquíes tomaron hoy el control de los barrios de Kukyeli y Al Qudis, en el este de Mosul, y se encuentran ahora a las puertas del distrito de Al Karama, donde detuvieron los enfrentamientos con los yihadistas del grupo Estado Islámico  (EI) .

Por Erbil/EFE

Tanques de las fuerzas iraquíes avanzan hacia Abu Shuwayhah, al sur de Mosul. (Foto Prensa Libre:AFP).
Tanques de las fuerzas iraquíes avanzan hacia Abu Shuwayhah, al sur de Mosul. (Foto Prensa Libre:AFP).

El portavoz de las fuerzas antiterroristas iraquíes, Sabah al Numani, dijo que en estos momentos el Ejército está limpiando de explosivos la zona de Kukyeli, de donde ya ha retirado 70 artefactos.

Una vez desactiven los explosivos dejados por el EI en Kukyeli, las fuerzas iraquíes continuarán con la misma operación en Al Qudis, a la vez que se reorganizan para atacar Al Karama, añadió la fuente.





Estos avances se producen después de que las fuerzas gubernamentales entraran hace dos días en el barrio de Kukyeli y tomaran la sede de la televisión local de Mosul, lo que provocó que la mayoría de los combatientes radicales se retiraran de la parte oriental de la ciudad.

Por otra parte, en el frente norteño, las fuerzas iraquíes se disponen hoy a atacar el pueblo de Sada Bauiza, colindante con Mosul, informó el jefe de seguridad de la provincia de Nínive, Mohamed al Bayati.

El objetivo es cercar por el lado sur la localidad de Tel Kief, ubicada al norte de Sada Bauiza y ya rodeada por las tropas iraquíes por sus flancos norte, este y oeste, añadió el responsable de seguridad.

Asimismo, el ejército iraquí recuperó este jueves el control completo del pueblo de Al Abasiya, situado dos kilómetros al noreste de Sada Bauiza, de donde huyeron los terroristas del EI.

Por el contrario, Al Bayati añadió que los residentes de Al Abasiya permanecieron en la localidad.



Iraquíes fueron desplazados de sus hogares por la ofensiva contra el EI en Mosul, Irak. (AP).
Iraquíes fueron desplazados de sus hogares por la ofensiva contra el EI en Mosul, Irak. (AP).


La campaña militar para arrebatar al EI Mosul y los territorios que aún controla en la provincia de Nínive fue lanzada el pasado 17 de octubre por las tropas iraquíes y las kurdas “peshmergas” , y recientemente se sumaron a la batalla la Multitud Popular. 

Atrévanse

La división, equipada con tanques estadounidenses Abrams y rusos T-72, así como con cañones de artillería, mató a 250 terroristas, afirma el general, precisando que han perdido a 10 hombres en sus filas.

“Estamos presentes en todos los ejes de entrada, norte, este y sur; contamos con 200 hombres en Judeidat al Mufti, en el sudeste de Mosul. Pero no somos igual de buenos que nuestros camaradas en relaciones públicas” , bromea.

Detrás de él retumba el estruendo de un cañón. Apunta a Mosul. “Hemos recibido información de que un grupo de terrorista del Estado Islámico se reunía en una casa, la destruimos” , explica un soldado, Haider Salah, que muestra orgulloso una cicatriz la su garganta provocada por una bala durante la toma de la ciudad de Tikrit, en marzo del 2015.

Sus compañeros entonan un cántico de guerra, a modo de provocación: “Si se creen tan fuertes, atrévanse a enfrentarse a nosotros” .



Soldados iraquíes patrullan una calle en Gogjali, un barrio de Mosul, Irak. (AP).
Soldados iraquíes patrullan una calle en Gogjali, un barrio de Mosul, Irak. (AP).


“Nuestro mayor logro por ahora fue haber liberado Qaraqosh para nuestros hermanos cristianos. Pero es sólo en Mosul donde podremos celebrar nuestra victoria”, estima el sargento Feras Daham. Según él, los terroristas no dan muestras de resistencia organizada: “Su principal defensa son los coches bomba” .

Una afirmación corroborada por el comandante Mohamed, un médico militar: “La mayoría de nuestros soldados heridos reciben tratamiento por disparos de francotiradores o metralla de coches bomba o de mortero”.

Los combates podrían intensificarse en el interior de Mosul, en zona urbana, donde la 9 división no podrá usar libremente su potencia de fuego. “Sólo utilizaremos nuestros cañones si estamos seguros de no poner en peligro a los civiles”, promete el general Qasim Al Maliki.