Internacional

Grupo terrorista filipino decapita a rehén alemán

El grupo terrorista filipino Abu Sayyaf publicó este lunes un video que muestra la decapitación del que aseguran es el rehén alemán Juergen Kantner, de 70 años, que había sido secuestrado en noviembre en el sur del país.

Por Manila/DPA

El grupo terrorista filipino Abu Sayyaf ha publicado un video de la decapitación del rehén alemán Jurgen Gustav Kantner.(AP)
El grupo terrorista filipino Abu Sayyaf ha publicado un video de la decapitación del rehén alemán Jurgen Gustav Kantner.(AP)

El video, difundido a través de grupos de chat de seguidores de la milicia terrorista Estado Islámico (EI), muestra al hombre desplomado sobre la hierba y a un individuo sosteniendo un cuchillo junto a su cuello. "Ahora me matarán", dice la víctima antes de ser ejecutada.

El grupo separatista terrorista Abu Sayyaf amenazó hace casi cuatro meses con asesinar al rehén alemán si no se pagaba un rescate de 30 millones de pesos (US$600 mil) antes del domingo a las 07:00 GMT. El Gobierno filipino no suele pagar rescates.

El Ejército filipino señaló que se está intentando confirmar la noticia y que debe aún visualizar el video. Las imágenes "no son prueba suficiente" de que tuvo lugar la ejecución, dijo el general brigadier Restituto Padilla, un portavoz del Ejército. Otro portavoz dijo que se está buscando el cuerpo.

El Gobierno filipino condenó hoy el "bárbaro" asesisinato de un rehén. "Lamentamos y condenamos el bárbaro asesinato de otra víctima de un secuestro", dijo el asesor presidencial Jesus Dureza tras la publicación del video.

"Muchos sectores, entre ellos las fuerzas armadas de Filipinas agotaron todos los esfuerzos para salvar su vida hasta el último momento", aseguró Dureza. "Lo hicimos no mejor que pudimos, pero no sirvió".

Los servicios de inteligencia filipinos ya habían adelantado el domingo la posible ejecución del rehén, al no haber sido pagado el rescate. Señalaron entonces que la decapitación tuvo lugar en un pueblo en la isla de Joló, mil kilómetros al sur de la capital, Manila, donde el hombre había permanecido retenido estos meses. La isla que se considera bastión del grupo terrorista.

El Gobierno de Alemania no se pronunció por el momento respecto a las informaciones.

El hombre fue secuestrado el 5 de noviembre en su yate al sur de Filipinas. Los terroristas mataron a su mujer, de 59 años, cuando intentó resistirse. Su cuerpo fue encontrado en la embarcación. La última prueba de vida que se tenía era de mediados de febrero, cuando imploró ayuda en un mensaje de video.

La pareja ya había sido asaltada en una ocasión en junio del 2008, cuando piratas fuertemente armados los secuestraron ante las costas de Somalia. Dos meses después fueron puestos en libertad. Según informaciones de prensa, entonces se pagó un recate de US$600 mil por su liberación, aunque nunca se confirmó oficialmente.

Poco antes de que venciera el plazo, la aviación filipina había atacado escondites del grupo terrorista, pese al peligro que suponía para el rehén. Se calcula que en la zona hay unos 60 combatientes. Según dijo un portavoz militar, las tropas preparaban también una ofensiva terrestre en Joló.

Se calcula que Abu Sayyaf tiene en su poder a más de 20 rehenes. El grupo pretende instaurar un Estado islámico en el sur de Filipinas, un país de mayoría católica.

Separatistas musulmanes luchan desde los años 60 por una mayor autonomía en la zona. Abu Sayyaf surgió en 1991 bajo la influencia de Al Qaeda y desde entonces perpetra atentados y se financia mediante secuestros y extorsión. En 1996 firmó un acuerdo de paz con el Gobierno, pero en el 2014 juró fidelidad al Estado Islamico (EI).

El grupo ha protagonizado brutales acciones como el secuestro de 21 turistas en una isla de buceadores en Malasia, entre ellos a una familia alemana que fue liberada tras el pago de un rescate después de pasar meses en la selva.

Abu Sayyaf es una ramificación extremista de la insurrección separatista musulmana que dejó más de cien mil muertos desde los años 1970 en ese país del sureste asiático compuesto en su mayoría por fervientes católicos.

Considerado “organización terrorista”  por Estados Unidos, el grupo fue fundado a principios de los años 1990 con financiación de la red Al Qaeda.

En un atentado contra un ferry en Filipinas en el 2004 murieron 116 personas. Diez años después, secuestró a una familia alemana de un yate y los dejó en libertad meses después.

Este año fueron secuestrados y decapitados dos canadienses, supuestamente al no pagarse un rescate por ellos. Sin embargo, fueron liberados un noruego y una mujer filipinas que habían sido retenidos con ellos.