Internacional

Hallan cadáveres de esposa e hijos de asesino en serie

El miércoles fueron hallados en Antioquia, Colombia, los cuerpos de la esposa y los dos hijos de un hombre que confesó haber asesinado a 20 personas.

Por Colombia/EFE

Archivado en:

Asesino en serie Colombia
Forenses trasladan uno de los cadáveres hallados en la finca. (Foto Prensa Libre: EFE).
Forenses trasladan uno de los cadáveres hallados en la finca. (Foto Prensa Libre: EFE).

La diligencia fue efectuada por forenses de la Fiscalía.

El presunto homicida, Jaime Iván Martínez Betancourt, que fue detenido en la vereda Hojas Anchas del municipio de Guarne, reveló a las autoridades que asesinó a su esposa, a sus dos hijos de 5 y 7 años, y a otras 17 personas en un periodo que no concretó, según informaron las autoridades colombianas el domingo último.

Después de encontrar ese día en la misma finca en la que fue capturado los restos de María Gladys Arango Cuervo, de 53 años e identificada como otra de las víctimas de Martínez, los investigadores avistaron el miércoles los otros tres cuerpos en la parte trasera de la Parcelación Villa Sierra.

Allí fue donde el presunto asesino en serie los sepultó luego de asesinarlos en noviembre del 2015.

“Fueron asesinados con una cuerda de nylon sobre sus cuellos hasta asfixiarlos”, dijo a periodistas el director de Fiscalías y Seguridad Ciudadana, Luis González, al confirmar de manera preliminar, a falta de cotejo de ADN, que se tratan de Natalia García Gil y sus dos hijos menores.

Saña

Los tres cadáveres fueron encontrados a dos metros de profundidad y envueltos en costales de lona, en una zona que aún permanece acordonada y custodiada por las autoridades ante la posible presencia de más víctimas.

Martínez, que se desempeñaba como mayordomo de esa finca, “coleccionaba rastros” en el interior de la vivienda que sugieren que la mayoría de sus víctimas serían mujeres, pues le encontraron ropa femenina agrupada, además de 12 celulares y tarjetas de teléfono móvil que serían de sus víctimas.



Algunos cadáveres hallados estaban envueltos en costales. (Foto Prensa Libre: AFP).
Algunos cadáveres hallados estaban envueltos en costales. (Foto Prensa Libre: AFP).


Los habitantes de la zona lo describen como un hombre “tranquilo y serio”, que no despertó sospechas pese a la desaparición de su familia.

“Nunca pensamos que estábamos viviendo junto a un asesino”, indicó uno de sus vecinos, quien no quiso identificarse.

El jefe del Gaula Oriente de la IV Brigada del Ejército, mayor Robert Antonio Muñoz, detalló que la denuncia de la desaparición de María Gladys Arango llevó a hacerle un “seguimiento” al hombre de 44 años, con el que se reunió el pasado 19 de enero, el último día que fue vista con vida.

“Se localizó mediante el rastreo telefónico en este sector, luego de verla en imágenes de una cámara con el sujeto el día de su desaparición”, dijo Muñoz, para luego revelar que el celular de la víctima era utilizado por Martínez, quien fue ubicado y capturado.

En la casa del hombre de 44 años, que quiere “colaborar con las autoridades”, aún permanecen prendas de sus víctimas, cintas, nylon y una silla en la que presuntamente amarraba a sus víctimas antes de asesinarlas.

“Fueron asesinados con una cuerda de nylon sobre sus cuellos hasta asfixiarlos”, Luis González.

La Fiscalía, además de confirmar que Martínez tendrá que responder por delitos como tortura, homicidio y desaparición, que darían la máxima condena de 60 años de cárcel, indicó que las excavaciones continuarán en otras zonas del municipio de Guarne donde también residió el presunto asesino en serie.

Luego de los hallazgos de cuatro cuerpos, un equipo que se trasladó desde Bogotá, conformado por antropólogos, fotógrafos y forenses, “buscará cuerpos de otras presuntas víctimas de este señor”, dijo González.