Internacional

Indonesia rescata cientos de migrantes en medio de "ping pong" humano; seis mil permanecen a la deriva

Cientos de inmigrantes a la deriva fueron rescatados este viernes ante las costas de Indonesia, aunque la solución global a esta tragedia humanitaria se aleja por la amenaza de Birmania de boicotear una cumbre regional.

Por Yakarta/AFP/EFE

Un grupo de inmigrantes rescatados, en su mayoría rohingya de Birmania y Bangladés, rescatados en Indonesia. (Foto Prensa Libre:AFP)
Un grupo de inmigrantes rescatados, en su mayoría rohingya de Birmania y Bangladés, rescatados en Indonesia. (Foto Prensa Libre:AFP)

El desdichado destino de miles de exiliados de Bangladesh o Birmania, que huyen de la miseria o las persecuciones en sus países de origen, se asemeja al drama de los inmigrantes que intentan llegar a Europa atravesando el Mediterráneo.

Unos 800 inmigrantes fueron rescatados, tras el naufragio de su barco, por pescadores ante las costas de la provincia de Aceh, en el noroeste de Indonesia. Su barco había sido rechazado ante las costas de Malasia, habitual destino de estos migrantes.

El primer ministro malasio Najib Razak dijo “estar muy preocupado por el sufrimiento” de los migrantes, pero aseguró que su gobierno está tomando las “medidas necesarias.”

Las organizaciones humanitarias denunciaron el juego de “ping pong humano” al que se libran los gobiernos de Indonesia, Malasia y Tailandia.



Con evidentes signos de desnutrición aguda, unos birmanos caminan después de tocar tierra en una provincia de Tailandia. (Foto Prensa Libre: AP).
Con evidentes signos de desnutrición aguda, unos birmanos caminan después de tocar tierra en una provincia de Tailandia. (Foto Prensa Libre: AP).


Según los defensores de los derechos de los exiliados —entre estos hay numerosos rohingyas, minoría musulmana de Birmania, y una de las más perseguidas en el mundo según la ONU— hasta 8 mil personas estarían a la deriva en el mar, atrapadas en barcos y en peligro de morir de hambre o de enfermedad.

“Según las informaciones iniciales que se nos dieron, han sido rechazados por la marina malasia hasta la frontera marítima con Indonesia“, declaró Sunarya, jefe de Policía de la localidad indonesia de Langsa, en la provincia de Aceh, donde los rescatados fueron desembarcados.

La Policía describió escenas terribles de migrantes echando por la borda a otros migrantes, antes de ser rescatados. “Estaban matándose unos a otros” dijo Sunarya. “Como (el barco) estaba sobrecargado, había que deshacerse de parte de la gente” explicó.

“Según las informaciones iniciales que se nos dieron, han sido rechazados por la marina malasia hasta la frontera marítima con Indonesia“, declaró Sunarya.

Tras este barco, un poco más lejos en la costa, surgió otra embarcación que transportaba a unas 50 personas, también rescatadas por pescadores. Con estas llegadas, ya suman 1 mil 300 los migrantes que han logrado tocar tierra en Aceh en los últimos días.

- ‘El mundo juzgará’ -

Otro barco que llevaba a unos 300 rohingyas abandonó las costas tailandesas y volvió a hacerse a la mar, después de que las autoridades repararan su motor y proporcionaran víveres a los exiliados, según Bangkok.

Los pasajeros —entre ellos muchos niños y mujeres— sollozaban al pedir agua y víveres, según periodistas de la AFP que pudieron acercarse al barco, cuando éste aún se encontraba en Koh Lipe, isla del sur de Tailandia.

Los migrantes relataron que en dos meses de una terrible odisea, 10 personas habían muerto de hambre o enfermedad, y que sus cuerpos fueron lanzados al mar.

“No tenemos nada que comer, no hay ningún lugar donde dormir. Mis hijos están enfermos” se quejaba Sajida, de 27 años y madre de cuatro niños.

El barco tenía como destino Malasia pero el gobernador provincial de la provincia tailandesa de Satun, Dejrat Limsiri, explicó a la AFP que seguía rumbo a Indonesia.

“Les hemos dado comida. Están fuera del territorio tailandés. Van a intentar ir a Indonesia, ya que al parecer no pueden ir a Malasia” añadió, ignorando un llamado de la ONU de socorrerlos para evitar una tragedia.

La cooperación regional parece complicarse ya que Birmania, país mayoritariamente budista que rehúsa dar la ciudadanía a la minoría rohingya, amenazó con no asistir a la cumbre organizada por Tailandia el próximo 29 de mayo sobre este asunto.



Unos hombres tratan de ayudar a un compañero enfermo que desembarcó en las costas tailandesas. (Foto Prensa Libre: AFP).
Unos hombres tratan de ayudar a un compañero enfermo que desembarcó en las costas tailandesas. (Foto Prensa Libre: AFP).


“Es poco probable que participemos. No aceptamos que (los tailandeses) nos inviten únicamente para aliviar la presión a la que están enfrentados“, precisó la presidencia birmana.

El alto comisionado de Naciones Unidas para los derechos humanos, Zeid Ra’ad al Husein se declaró “consternado” por esa política que consiste en rechazar los barcos, porque “conducirá forzosamente a muchas muertes que podrían ser evitadas.”

Phil Robertson, director adjunto en Asia de la organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch, advirtió de que “el mundo juzgará a estos gobiernos por la forma en que tratan a los hombres, mujeres y niños más vulnerables” y pidió que se “deje de jugar a este ping-pong humano.”

También el secretario general de la ONU Ban Ki-moon exhortó a los países del sudeste asiático a que “respeten la obligación de rescate en el mar y la prohibición de expulsión.”

- Siguen a la deriva en el mar-

Alrededor de 6 mil inmigrantes bangladeshíes y rohingyas continúan a la deriva en condiciones muy precarias, según la ONU, que criticó que Malasia, Indonesia y Tailandia hayan puesto en marcha “una política de devolución” al mar de embarcaciones.

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad Al Husein, pidió a los gobiernos de esos tres países que “actúen rápidamente para proteger las vidas” de los inmigrantes.

“No tenemos nada que comer, no hay ningún lugar donde dormir. Mis hijos están enfermos” se quejaba Sajida,

Aunque felicitó a Indonesia por haber permitido hace cinco días el desembarque de 582 inmigrantes y a Malasia por haber hecho lo mismo al día siguiente con 1.018, les advirtió de que impedir ahora la llegada o negarse a rescatar embarcaciones repletas de personas es igual a poner en peligro sus vidas.

Zeid dijo estar consternado por las últimas informaciones que indican que, en efecto, Malasia, Indonesia y Tailandia han devuelto embarcaciones de inmigrantes a mar abierto, impidiéndoles aproximarse a sus costas.

Tales acciones “van a conducir forzosamente a numerosas muertes que podrían haber sido evitadas”.

Calificó de "incomprensible e inhumana" la acción de la Marina tailandesa de repartir agua y comida en una embarcación en la que se encuentran cientos de personas "en condiciones abyectas", así como combustible para que salgan de sus aguas territoriales.

La ONU también criticó las amenazas lanzadas por países de la región de "criminalizar" a inmigrantes y solicitantes de asilo vulnerables y que han ingresado de manera irregular.

"Los gobiernos del Sudeste Asiático deben responder a este crisis partiendo del principio de que los inmigrantes, independientemente de su estatus legal, de la manera en que han cruzado las fronteras o de donde vienen, son personas con derechos que se deben respetar", dijo Zeid.

Recalcó que ponerlos en centros de detención no es una solución y que en cambio hay que concentrar los esfuerzos contra los traficantes de personas.

Se estima que el año pasado unos 53 mil inmigrantes partieron por mar desde Bangladesh y Birmania, donde la minoría musulmana rohingya es perseguida y vive en condición de apátrida, pues el Gobierno rechaza reconocerlos como nacionales.