Internacional

Informe señala abusos de patrulla fronteriza en Estados Unidos; vecinos protestan

Agentes de la patrulla fronteriza son acusados de etiquetamiento racial e intimidación en la frontera de Nuevo México con México, de acuerdo con un informe de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, en inglés).

Por Nuevo México/AP

Residentes de la zona están inconformes con la Patrulla Fronteriza. (Foto Prensa Libre: EFE).
Residentes de la zona están inconformes con la Patrulla Fronteriza. (Foto Prensa Libre: EFE).

El diario Albuquerque Journal informa que la ACLU dio a conocer el jueves último el trabajo titulado “Culpable hasta que demuestra su inocencia”.

Menciona detenciones y allanamientos injustificados, intimidación, etiquetamiento racial y otros abusos por parte de los agentes.

  • Según el informe, ciudadanos estadounidenses presentaron 50 denuncias de abusos por parte de agentes y oficiales a la ACLU el año pasado.

El vocero de la Patrulla Fronteriza, Ramiro Cordero, dijo que nunca se presentaron las denuncias a la patrulla.

En tanto, el vocero de la policía de Aduana y Protección Fronteriza, Roger Meier, dijo que la organización trata de observar una conducta profesional en todas sus interacciones con la población.

Protestan en Arizona

Vecinos en Arizona están protestando contra los puestos de control que la Patrulla Fronteriza colocó en el sur del estado, diciendo que estos retenes aumentan la militarización indeseada en sus comunidades.

Las autoridades federales dicen que los puestos de control en carreteras y caminos pequeños al norte de la frontera entre México y Estados Unidos son vitales para frenar infracciones migratorias y atrapar a traficantes de personas, pero muchos vecinos dicen que ya están cansados de tener responder sobre su ciudadanía cada vez que van a trabajar o a la tienda.

  • “Siempre tengo que sacar una identificación de mi cartera, no me gusta eso”, dijo Carlota Wray, una activista de Arivaca. Ella es una de las decenas de personas que opinan que los retenes son invasivos e invitan a la etiquetación racial.

Ella y varias personas más se juntaron alrededor de un puesto de control que está en una carretera de dos vías en Amado, donde agentes en puestos de metal preguntan interrogan sobre su ciudadanía a los conductores que pasan por ahí.



Los manifestantes dicen que la Policía comete abusos raciales. (Foto Prensa Libre: EFE).
Los manifestantes dicen que la Policía comete abusos raciales. (Foto Prensa Libre: EFE).


Por más de un año, un grupo de vecinos de Arivaca ha monitoreado el retén, anotando el tipo de vehículo, conductor e interacción que pueden ver a distancia.

Dos de los activistas involucrados en una demanda contra la Patrulla Fronteriza han pedido a un juez federal que les permita acceso más cercano a los agentes que están ahí.

En otras comunidades, los habitantes se juntaron el miércoles en pequeñas marchas y eventos de arte para llamar la atención a su frustración.

El funcionario de la Patrulla Fronteriza Manny Padilla dijo durante la protesta en Amado que detener a personas dentro de Estados Unidos es un componente crucial para la estrategia de la agencia.

“Es muy difícil frenar todo el tráfico en la frontera inmediata” , dijo Padilla, quien está a cargo del sector Tucson, que abarca gran parte de Arizona. Dijo que los puntos de control están estratégicamente ubicados en rutas que vienen desde la frontera “como una defensa profunda para las operaciones más de fondo”.

La Patrulla Fronteriza lleva un control de los arrestos y decomisos hechos en un retén, pero no los difunde. El Sector Tucson tiene 11 retenes así y la Patrulla Fronteriza tiene decenas más alrededor del sureste y en los estados del norte, cerca de la frontera con Canadá.



Un oficial observa a los inconformes en Arizona, Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: EFE).
Un oficial observa a los inconformes en Arizona, Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: EFE).


La Patrulla Fronteriza tiene permiso de vigilar y tener puestos de control en un perímetro de 160 kilómetros de la frontera. Otras personas apoyan la medida. John Beaver, un ranchero local, disminuyó la velocidad de su automóvil cuando pasaba cerca de la protesta en Amado y desde la ventanilla gritó que el retén era importante.

Más adelante, había un letrero con el mensaje “Ciudadanos de Arivaca, Moyza & Amado apoyamos nuestro retén de la Patrulla Fronteriza”.