Internacional

Investigan a conductor ebrio que embistió a peatones en Nueva Orleans

El sábado, un hombre al parecer alcoholizado, embistió con su vehículo contra una multitud que participaba en un desfile tradicional de carnaval en Nueva Orleans y dejó al menos 28 heridos.

Por Nueva Orleans/DPA

Archivado en:

Estados Unidos
Rescatistas y voluntarios asisten a los heridos en Nueva Orleans. (Foto Prensa Libre: AP).
Rescatistas y voluntarios asisten a los heridos en Nueva Orleans. (Foto Prensa Libre: AP).

El jefe de Policía Michael Harrison aseguró que el conductor, que se cree estaba bajo los efectos del alcohol u otras sustancias, fue detenido, informó el diario "Times-Picayune".

El alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu, aseguró que no hay indicios de que se trate de un caso de terrorismo contra las famosas celebraciones de Mardi Gras, como se denomina al carnaval en la ciudad. "Nuestros pensamientos y oraciones están con las víctimas heridas por un conductor ebrio en la ruta del desfile de hoy", escribió Landrieu en Twitter.

La camioneta chocó contra dos vehículos y un camión antes de embestir a los peatones.

"Los informes iniciales indican hasta ahora que unas 12 personas se encuentran en estado grave", señaló la portavoz de la Policía Ambria Washington. El número podría "aumentar ya que la investigación aún está en curso", añadió.

En total fueron hospitalizadas 21 personas, entre ellas un policía y un niño, y las otras siete fueron atendidas en el lugar de los hechos, según el "Times-Picayune". Las víctimas tienen entre tres o cuatro y unos cuarenta años, indicó el diario "The New Orleans Advocate".

Kourtney McKinnis, una testigo de 20 años, señaló al "Advocate" que el conductor no parecía ser consciente de lo que estaba haciendo. "Estaba como ido", afirmó.

La multitud asistía al desfile de una de las principales cofradías ("krewe"), el "Krewe of Endymion". El Mardi Gras es una de las celebraciones anuales del carnaval más famosas en Estados Unidos. Aunque el nombre se refiere en sí al Martes de Carnaval, el último de la farsa, se ha extendido para denominar a toda la fiesta en Nueva Orleans. Según la CNN, muchos espectadores habían traído a sus hijos.