Internacional

Irak comienza contraofensiva para recuperar Ramadi

Refuerzos de seguridad y milicianos chiíes se movilizaron este lunes con destino a la ciudad de Al Ramadi, que esl domingo recién pasado cayó en manos de los yihadistas del grupo terrorista Estado Islámico (EI), con el objetivo de prepararse para recuperar su control.

Por Bagdad/EFE

Fuerzas iraquíes defienden su cuartel contra ataques del EI en Ramadi. (Foto Prensa Libre:AP)
Fuerzas iraquíes defienden su cuartel contra ataques del EI en Ramadi. (Foto Prensa Libre:AP)

El Ministerio iraquí de Defensa informó en un comunicado de que, además de combatientes, llegaron ya a la base militar de Al Habaniya, 40 kilómetros al este de Al Ramadi, carros de combate y vehículos blindados.

El texto subrayó que tanto las fuerzas de seguridad como las milicia chií Multitud Popular “se preparan para liberar Al Ramadi” del yugo yihadista.

Una fuente de la Gobernación de Al Anbar explicó que los refuerzos chií también se encuentran apostados en la zona de Al Jalediya, 30 kilómetros al este de Ramadi, y Al Karma, a 60 kilómetros de la ciudad.

La caída ayer de Al Ramadi, asediada desde hace varios días por el EI, abre un nuevo frente en la lucha con los yihadistas y ha llevado a las tribus suníes a aceptar la participación en la futura ofensiva de los milicianos chiíes.

- Milicias chiitas iraquíes-

El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, que es también el comandante general de las Fuerzas Armadas, ordenó el domingo recién pasado al Ejército, a la Multitud Popular y a los voluntarios tribales locales que se prepararen para liberar Al Anbar.

Las tribus suníes rechazaban la intervención de estos grupos chiíes, después de que se registraran torturas y asesinatos de suníes por parte de milicianos chiíes durante la batalla por la liberación de la vecina provincia de Saladino, en marzo recién pasado.

La ocupación de Al Ramadi por los yihadistas supone un duro revés para el Gobierno iraquí, que anunció después de la liberación de Saladino que su siguiente objetivo era la expulsión de los combatientes del EI de Al Anbar y luego de Nínive.

Tensiones entre EE.UU. e Irán -

Un portavoz de Ketab Hizbulá, un importante grupo paramilitar chiita, dijo que su organización ya tiene unidades listas para ser desplegadas hacia Ramadi desde tres direcciones diferentes.

La organización EI afirmó haber tomado el control total de la ciudad iraquí de Ramadi, en un comunicado difundido en foros en internet.

El grupo utilizó varios coches bomba con suicidas para penetrar en barrios controlados por el gobierno el jueves y el viernes.

La bandera negra del grupo ondeaba sobre el centro de operaciones de la provincia de Al Anbar y miles de personas huyeron de la ciudad.

Según las autoridades locales, unas 500 personas murieron en los tres días que duró el asedio.

Pese a que el Pentágono dijo el domingo que la situación en Ramadi “sigue siendo fluida y disputada” y que es “demasiado pronto para hacer declaraciones definitivas” , militares iraquíes confirmaron que las bases fueron abandonadas.

Las tensiones entre Teherán y Washington, principales aliados de Bagdad en la lucha contra el EI, ya se hicieron visibles el mes pasado en la operación en la que el gobierno logró recuperar Tikrit.

Ahora, la caída de Ramadi y la expansión del EI en la provincia de Al Anbar parecen una creciente amenaza para Kerbala, ciudad santa para los chiitas y cuna del cisma entre ambas corrientes del islam.

- Persiste preocupación por Palmira -

En Palmira (Siria) , después de violentos combates con el ejército, el EI “se retiró de la mayoría de los barrios” del norte de la ciudad, menos de 24 horas después de haberse apoderado de esa zona, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) .

El gobernador de Homs, provincia de la que forma parte Palmira, indicó que el ataque del EI en el norte de la ciudad había sido “abortado” .

La onegé estima que en Palmira, una ciudad estratégica en el centro de Siria que alberga unas ruinas catalogadas como patrimonio mundial de la humanidad por la Unesco, 300 personas han muerto en cuatro días de enfrentamientos, 123 soldados y milicianos, 115 combatientes del EI y 57 civiles.

El director de antig edades y de los museos sirios, Mamun Abdelkarim, declaró que “las ruinas no fueron dañadas pero esto no significa que no debamos estar inquietos” .

En este sentido, la onegé recordó que los yihadistas están a sólo un kilómetro del sitio arqueológico.