Internacional

Kerry advierte que tercer mandato de presidente de Burundi es inconstitucional

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, advirtió que la controvertida candidatura del presidente de Burundi para un tercer mandato es contraria a la Constitución de ese país.

Por Nairobi/AFP

Los manifestantes colocan una barricada en llamas en el barrio Musaga de Bujumbura, Burundi. (Foto Prensa Libre:AFP)AFP
Los manifestantes colocan una barricada en llamas en el barrio Musaga de Bujumbura, Burundi. (Foto Prensa Libre:AFP)AFP

“Estamos muy preocupados por la decisión del presidente Pierre Nkurunziza, que va en contra de la Consitución de este país“, declaró Kerry a la prensa en Nairobi, capital de Kenia.

Al menos 12 personas murieron en manifestaciones en Burundi en los últimos diez días.

Estados Unidos ya había señalado que lamentaba la candidatura de Nkurunziza, al día siguiente de la investidura del jefe de Estado por su partido, el Cndd-FDD, para las elecciones presidenciales del próximo 26 de junio, pero no lo había hecho en términos tan directos.

“Lamentamos esta importante ocasión perdida, pero el duro trabajo de construcción de las instituciones y de las prácticas democráticas debe continuar”, había declarado en un comunicado el departamento de Estado.

-EEUU observará situación-

“Estados Unidos continuará observando la situación de cerca y tomará medidas precisas, incluyendo, en tanto sea apropiado, el rechazo de visados estadounidenses”, continuaba, agregando que su país considerará como “responsables a las personas que participen, programen u ordenen violencia contra la población civil.”

Desde el anuncio de la candidatura de Nkurunziza, ya elegido dos veces en el 2005 y el 2010, las manifestaciones, prohibidas por el poder, enfrentan a los opositores a un tercer mandato del presidente con la policía.

Estas manifestaciones han estado plagadas de choques. Al menos doce personas murieron en estos hechos violentos, entre las cuales nueve manifestantes a balazos, dos policías y un soldado.

Los opositores a un tercer mandato consideran que sería anticonstitucional y contrario al acuerdo de Arusha, que puso fin a la larga y reciente guerra civil (1993-2006) de la que el pequeño país del África de los Grandes Lagos apenas se recupera.

Los partidarios de Nkurunziza juzgan la gestión como perfectamente legal y presentaron el asunto ante la Corte constitucional para que decida sobre el mismo. El gobierno había denunciado a los manifestantes como “terroristas” y “enemigos del país.”