Internacional

Presidenciales de Francia comienzan en territorios de ultramar

Las decisivas elecciones presidenciales francesas comenzaron este sábado en los territorios galos de ultramar, donde se adelantan un día a la fecha de la Francia continental. No obstante, la mayoría de los 47 millones de electores ejercerá su derecho este domingo.

Por DPA y AP / París

Unas 47 millones de personas votarán en las elecciones de Francia. (Foto Prensa Libre: Reuters)
Unas 47 millones de personas votarán en las elecciones de Francia. (Foto Prensa Libre: Reuters)

Los primeros centros electorales abrieron sus puertas en torno a las 10:00 GMT (meridiano de Greenwich) en el archipiélago de San Pedro y Miquelón, ante la costa este canadiense. Además, debido a la diferencia horaria, también votan un día antes los ciudadanos de la Guayana Francesa, en América del Sur, las islas caribeñas de Martinica y Guadalupe y los territorios de la Polinesia francesa, en el Pacífico.

Con la campaña oficialmente terminada, el resultado de la última encuesta conocida el viernes da ventaja al independiente Emmanuel Macron (centro-derecha), por delante de la ultraderechista Marine Le Pen, pero la diferencia entre ellos y los otros dos candidatos que les siguen es tan estrecha que el resultado está abierto.

Completan el cuadro de los cuatro favoritos para pasar a la segunda vuelta el 7 de mayo el conservador François Fillon y el izquierdista Jean-Luc Mélenchon, quienes apenas se encuentran a un máximo de seis puntos porcentuales por debajo de sus adversarios. Por primera vez, las elecciones tienen lugar bajo las condiciones del estado de excepción, decretado en el país tras los atentados terroristas de París en noviembre de 2015.

(Foto Prensa Libre: AFP)
(Foto Prensa Libre: AFP)
Le Pen, que quiere retirar a Francia del euro y convocar un referéndum sobre la permanencia del país en la Unión Europea (UE), busca protagonizar una victoria sorpresa similar a lo que ocurrió con Donald Trump en Estados Unidos y la victoria del "Brexit" en Reino Unido.

Sin embargo, según el comisario europeo Maros Sefcovic, precisamente esta coyuntura hace más probable el triunfo de un candidato europeísta. "Después de toda la inseguridad que trajeron esas elecciones, los votantes franceses decidirán con la cabeza y seguirán contribuyendo a la colaboración europea", dijo a dpa en Bruselas el político eslovaco.

La campaña acabó oficialmente a la medianoche del viernes pero ese día la actividad fue más reducida de lo habitual porque los candidatos suspendieron varios actos en respuesta al ataque que provocó la muerte de un policía el jueves en los Campos Elíseos de París y que se ha atribuido el Estado Islámico (EI).

Tres personas del entorno del atacante se encuentran bajo custodia policial. También continúan detenidos los dos hombres arrestados a comienzos de la semana en Marsella que, según las autoridades, estaban planeando un atentado antes de los comicios, confirmaron a dpa fuentes judiciales.

Los centros de votación abrirán en Francia a las 08:00 de la mañana del domingo (06:00 GMT) y cerrarán mayoritariamente a las 19:00 horas, aunque en algunas ciudades el cierre de urnas no se producirá hasta una hora después. Será entonces, a las 20:00 horas, cuando se conocerán las primeras proyecciones.

Cero campañas

Leyes de hace más de medio siglo establecen que las campañas deben terminar 44 horas antes de que abran los centros de votación el domingo, lo que significa que políticos, periodistas e incluso ciudadanos ordinarios deben de abstenerse de divulgar cualquier tipo de "propaganda electoral".

Las cuentas de Twitter de los 11 candidatos presidenciales dejaron de enviar mensajes el viernes a la medianoche. La cobertura electoral de la televisión francesa cesó. Y para un periodista que ha recibido información noticiosa sobre un candidato u otro, ya es muy tarde.

"La prensa no puede publicar tal artículo", dijo Pascal Jan, profesor de Derecho Constitucional en Sciences Po Bordeaux. "Si hubiera un escándalo, debería de haber sido revelado el viernes".

La pausa nacional va desde la medianoche del viernes hasta las 8:00 de la noche del domingo en Francia y tiene la intención de dar tiempo de reflexión a los votantes, libre de distracciones de sondeos, comentarios por radio y actos de campaña televisados.

Las leyes también aplican para el ciberespacio, lo que quiere decir que los candidatos y sus campañas no pueden ni siquiera actualizar mensajes en Facebook ni Instagram. Las leyes incluso aplican para votantes franceses —por lo que alguien que publica en internet un mensaje pro socialista o a favor de republicanos podría estar infringiendo la ley, al menos en teoría.