Internacional

Lula encabezará manifestaciones contra “el golpe” en Brasil

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva encabezará el jueves una marcha en Brasilia contra la destitución impulsada por la oposición contra su sucesora Dilma Rousseff, al que denuncia como una tentativa de “golpe de Estado”, informaron el miércoles los organizadores.

Por Brasilia/AFP

El expresidente de Brasil, Lula da Silva, encabezará las marchas. (Foto Prensa Libre: AFP).
El expresidente de Brasil, Lula da Silva, encabezará las marchas. (Foto Prensa Libre: AFP).

La manifestación en la capital brasileña es una de las convocadas en 31 ciudades del país y algunas en el extranjero por el Partido de los Trabajadores (PT) de Lula y Rousseff y por la Central Única de los Trabajadores (CUT) .

“Con la participación del expresidente Lula, el pueblo luchará por sus derechos el próximo jueves 31”, dice la CUT en su convocatoria. “Lo que está en juego, son los derechos laborales”, añade.

Lula convocó a sus partidarios en su sitio en Facebook, junto a videos de políticos y militantes que explicaban por qué hay que “luchar contra el golpe”.

La marcha “En defensa de la democracia” y contra “el golpe y el retroceso” partirá del estadio Mané Garrincha, elefante blanco del Mundial-2014, y llegará a la Plaza de los Tres Poderes, cerca del Palacio presidencial del Planalto.

¿Golpe de Estado?
Brazil-Political-Crisis_JPEG-03705.jpg

  • “El impeachment está inscrito en la Constitución, pero aquí estamos discutiendo un impeachment muy concreto, sin crimen de responsabilidad, y eso se llama golpe”, Dilma Rousseff. (Foto Prensa Libre: AP).

Otras marchas fueron convocadas en Sao Paulo, Río de Janeiro y varias ciudades del noreste de Brasil, bastión del PT.

Marchas similares movilizaron el 19 de marzo a casi 270 mil personas, según la policía. Lula participó como en sus viejos tiempos de dirigente sindical en la de Sao Paulo, con un encendido discurso.

Seis días antes, el 13, la oposición había sacado a la calle a tres millones de ciudadanos para pedir la partida de la mandataria, que tiene una popularidad en mínimos.

Rousseff busca reconstruir una coalición que pare su destitución en el Congreso, tras la ruptura con su principal aliado, el partido de centro PMDB del vicepresidente Michel Temmer.

La presidenta criticó este miércoles a sus adversarios por instaurar un clima “de intolerancia y odio”.

“El impeachment está inscrito en la Constitución, pero aquí estamos discutiendo un impeachment muy concreto, sin crimen de responsabilidad, y eso se llama golpe”, declaró en un acto oficial.