Internacional

Magistrado de Supremo suspende nombramiento de Lula y le niega fuero especial

El magistrado Gilmar Mendes, uno de los 11 integrantes del Tribunal Supremo de Brasil, decidió el viernes, de forma cautelar, suspender el nombramiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como ministro de la Presidencia y negarle el fuero privilegiado que le ofrece el cargo, informaron fuentes judiciales.

Por Río de Janeiro/EFE

Lula da Silva, expresidente de Brasil y ahora jefe de gabinete de Rousseff. (Foto Prensa Libre: EFE).
Lula da Silva, expresidente de Brasil y ahora jefe de gabinete de Rousseff. (Foto Prensa Libre: EFE).

El magistrado aceptó mediante cautelar una petición del opositor Partido Popular Socialista  (PPS) para dejar sin efecto el nombramiento de Lula como miembro del Gabinete de su sucesora y ahijada política, Dilma Rousseff, con el argumento de que el acto tan solo busca blindar al exmandatario ante las investigaciones que enfrenta por corrupción.

En la misma cautelar, Mendes determinó que todos los procesos contra Lula por lavado de dinero y falsificación tienen que permanecer en las manos del juez Sergio Moro, titular del decimotercer juzgado federal de Curitiba y responsable de la investigación por las corruptelas en Petrobras. 

Tormenta política

Lula es investigado por presunta ocultación de bienes, en el caso del escándalo de corrupción de Petrobras. Su entrada al Gobierno le otorga fueros especiales, que son tratados por la corte suprema, evitándole comparecer ante el juez Sergio Moro, que lleva la causa sobre la petrolera estatal.

Lula fue nombrado jefe del gabinete en un momento en que Rousseff dice necesitarlo más que nunca para enfrentar los embates de un proceso de destitución, que ya comenzó en el Congreso.

Pero la crisis arreció el miércoles cuando Moro liberó el audio de una conversación interceptada entre Lula y Rousseff, en la que la mandataria le informaba que le enviaba el decreto de su nombramiento para que pueda “usarlo en caso de necesidad” .

Investigadores estiman que la presidenta quería proteger a Lula de una eventual orden de prisión.

001_GR414363.jpg