Internacional

Madre que quemó viva a su hija dice "no me arrepiento"

Una madre paquistaní que asesinó a su hija colgándola y quemándola como castigo por casarse por amor, no mostró ningún tipo de arrepentimiento, según señalan hoy los investigadores.

Por Lahore/AP/DPA

Zeenat Rafiq fue quemada viva, supuestamente por su madre.(AP).
Zeenat Rafiq fue quemada viva, supuestamente por su madre.(AP).

"No me arrepiento", dijo, según cita la Policía a la mujer. Las autoridades relataron que su hija se casó a fines de mayo en Lahore con un hombre de otra casta en contra de la voluntad de su familia. La madre confesó el asesinato, indicaron las fuerzas del orden.

La muchacha fue colgada del techo de la casa familiar. La autopsia reveló que "todavía no estaba muerta cuando prendieron fuego a su cuerpo", señaló un portavoz de la policía.

La madre fue detenida. Las autoridades dudan de que la mujer, de 50 años, cometiera el asesinato sin ayuda, por lo buscan al hermano de la víctima.

Poco después de la boda el hermano regresó a su país desde los Emiratos Árabes Unidos, donde trabajaba, y despareció tras el crimen.

Se trata de un caso que no es infrecuente en Pakistán, donde muchas mujeres mueren a manos de sus familiares cuando consideran que se ha mancillado el honor de la familia.

Más de un millar de mujeres y muchachas fueron asesinadas en 2014 con ese argumento, según denuncian defensores de los derechos humanos.

Quemada viva a su hija por casarse por amor

Una mujer pakistaní fue arrestada el miércoles tras rociar a su hija con keroseno y quemarla viva, presuntamente porque la muchacha desafió a la familia y se casó con un hombre por amor.

El funcionario policial Sheikh Hammad dijo que el asesinato ocurrió en la ciudad de Lahore, centro cultural del país, y que la madre fue arrestada el mismo día.       

La arrestada, Parveen Rafiq, confesó haber amarrado a su hija de 18 años Zeenat Rafiq a un catre, tras lo cual, con ayuda de su hijo, Ahmar Rafiq, roció el keroseno sobre su hija y le prendió fuego, dijo Hammad.       

Casi mil mujeres son asesinadas cada año en Pakistán en los llamados “crímenes de honor” por violaciones de estrictas normas de amor y matrimonio.       

En un caso similar, la semana pasada la maestra Maria Bibi fue agredida y quemada por no casarse con un hombre mucho mayor que ella.

Antes de morir, se las arregló para hacer una declaración a la policía y denunciar que cinco hombres irrumpieron en su casa, la sacaron a rastras y le prendieron fuego.       

El principal sospechoso en ese caso —el padre del hombre con quien ella se negó a casarse— está arrestado, junto con los otros cuatro.       

En mayo, la Policía arrestó a 13 miembros de con concejo tribal local que estrangularon a una muchacha y la quemaron por ayudar a una amiga a escaparse con un hombre. El cuerpo calcinado de Ambreen Riasat fue hallado en una furgoneta incendiada.       

La joven asesinada en Lahore, Zeenat Rafiq, se había casado el mes pasado ante un magistrado con un mecánico de motocicletas, Hasan Khan, dijo Hammad.       

Hace tres días, dijo, la madre y un tío de la muchacha la visitaron para tratar de convencerla a regresar a la casa y repetir la ceremonia de matrimonio en la forma tradicional familiar, en lugar de ser vista toda su vida como alguien que se escapó con su amante.      

Khan, el esposo, le dijo a "Geo News TV", que Zeenat temía que la iban a matar.



Familiares de Hassan Khan muestran su comoción por la muerte de Zeenat Rafiq. (AP).
Familiares de Hassan Khan muestran su comoción por la muerte de Zeenat Rafiq. (AP).




Hassan Khan, esposo de Zeenat Rafiq muestra el certificado de matrimonio. (AP).
Hassan Khan, esposo de Zeenat Rafiq muestra el certificado de matrimonio. (AP).




Curiosos observan el lugar donde una mujer fue quemada por su madre. (AP).
Curiosos observan el lugar donde una mujer fue quemada por su madre. (AP).




Una ambulancia transporta el cuerpo de la mujer quemada viva por su madre. (AP).
Una ambulancia transporta el cuerpo de la mujer quemada viva por su madre. (AP).