Internacional

Mal tiempo dificulta el rescate de los últimos sobrevivientes en Nepal

Las labores de rescate tras el terremoto que asoló Nepal continúan dificultadas por el mal tiempo y por las carencias de ese país asiático para responder a un desastre de tal magnitud, mientras se agota el tiempo para encontrar sobrevivientes entre los escombros.

Por Katmandú/EFE

Casas dañadas se ven desde un helicóptero del Ejército de la India después del terremoto en Gorkha. (Foto Prensa Libre:AFP)
Casas dañadas se ven desde un helicóptero del Ejército de la India después del terremoto en Gorkha. (Foto Prensa Libre:AFP)

El último recuento oficial de fallecidos por el seísmo de 7.8 grados del sábado recién pasado, difundido a las 14.55 hora local (9.10 GMT), se situó en 4 mil 358 y el de heridos en 8 mil 174, cifras que empiezan a aumentar más despacio tras el rápido ascenso de víctimas de los primeros días.

El Equipo de las Naciones Unidas para la Evaluación y Coordinación en Casos de Desastre (UNDAC) advirtió de que se acaba el tiempo para encontrar personas con vida.

Arjun Katoch, miembro de la UNDAC, aseguró que es poco factible que la gente pueda aguantar viva bajo los escombros durante más de 96 horas, plazo que se cumplió este martes.

El Ejército nepalí está desplegado en 19 puntos de Katmandú donde podría haber supervivientes, según el diario local My Republica.

-Operaciones de rescate-

El primer ministro de ese país, Sushil Koirala, reconoció ayer que las operaciones de búsqueda, rescate y ayuda no han sido efectivas, debido al corte de las comunicaciones y la falta de preparación de los equipos, de acuerdo con el medio local Kantipur.

  • “La lluvia ha provocado un deslave que ha bloqueado mis camiones. Quizás podría tomar uno y arriesgarme condiciendo en el barro, pero creo que guardaremos los materiales para intentar salir mañana en helicóptero” , dijo Pinnock.

Organizaciones humanitarias como Cruz Roja, que trata de repartir paquetes de ayuda a 20 mil familias en Katmandú, también encuentran bastantes dificultades, afirmó uno de sus responsables, Rajendra Rokaha.

Miles de personas siguen en la calle, bien porque perdieron sus casas o por miedo a derrumbes.

En el aeropuerto de la capital nepalí, cientos de personas tiradas por el suelo, en una interminable cola o resguardadas de la lluvia donde mejor pueden, aguardan a salir de ese país asiático.

El aeropuerto Tribhuvan, golpeado por el sismo, está saturado de tráfico aéreo en las últimas horas.

La joven Sulochana Somal lleva tres días esperando con su marido e hijo para volver a la India, mientras que otra compatriota, Lalit Agrawal, declaró que “el aeropuerto es muy pequeño” para atender a tanta gente.

_Se complica rescate-

Las malas condiciones meteorológicas en la mayoría de las áreas afectadas complican el rescate fuera de Katmandú, como en el Everest.

Los equipos de rescate recuperaron al menos 13 cadáveres, nueve de ellos de nepalíes, dos estadounidenses, un australiano y un chino, de los 18 fallecidos en esta montaña por avalanchas tras el terremoto, según los últimos datos del Centro Nacional de Operación de Emergencia del país de los Himalaya.

Otros 61 montañeros resultaron heridos, de los que 53 fueron evacuados a Katmandú y 8 son atendidos en Lukla, una localidad cercana a la montaña más alta del mundo.

España repatriará entre hoy y mañana desde Nueva Delhi a 115 españoles que han sido evacuados en las últimas horas desde Nepal, según anunció el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

Un total de 127 españoles fueron evacuados desde Nepal a Nueva Delhi, de los que doce ya partieron hacia España, y un total de 44 ciudadanos viajarán esta noche en el Airbus 310 de la Fuerza Aérea Española en el que Margallo regresa a Madrid.

Otros 71 españoles saldrán mañana en el avión que el Gobierno ha fletado para la repatriación.

El terremoto del sábado recién pasado ha sido el de mayor magnitud registrado en Nepal en 80 años, y el peor que ha vivido la región en una década desde que en 2005 un movimiento telúrico causara una tragedia de grandes dimensiones en la Cachemira, con más de 84 mil muertos.