Internacional

Migrantes a la intemperie buscan continuar travesía

Miles de migrantes bloqueados en Croacia esperaban este sábado hallar una salida hacia el norte de Europa, mientras los países de los Balcanes, cada vez más divididos ante este incesante éxodo, se pasan unos a otros a los refugiados.

Por HARMICA/AFP

El futuro de miles de migrantes en Europa es incierto. (Foto Prensa Libre: EFE)
El futuro de miles de migrantes en Europa es incierto. (Foto Prensa Libre: EFE)

Tras haber cerrado su frontera con Serbia, Hungría anunció haber terminado la colocación de alambradas con la de Croacia, país convertido en nueva vía de exilio para los migrantes.

Croacia, que anunció ayer haber llegado a un punto de “saturación”  con la llegada de más de 17 mil personas en tres días, ha presionado a Hungría enviándole a su frontera, por autobus y tren, a miles de migrantes. El viernes llegaron cuatro mil 400.

El primer ministro croata Zoran Milanovic advirtió que su país, que no pertenece al espacio Schengen, seguiría llevando a migrantes a la frontera con Hungría. Por su lado, Hungría acusa a Croacia de alentar a los migrantes a atravesar “ilegalmente”  la frontera.

Los migrantes sirios, afganos, iraquíes o eritreos, que llegan de Grecia y Turquía, y suben hacia el norte para intentar arribar a Alemania y otros países de Europa occidental, también afluyen hacia la vecina Eslovenia, que sí forma parte del espacio Schengen.

Según la televisión nacional croata HRT TV, un millar de refugiados pasaron la noche a la intemperie en el puesto fronterizo de Bregana, entre Croacia y Eslovenia.

En el vecino puesto fronterizo de Harmica, a unos 20 kms de la capital croata Zagreb, decenas de migrantes se congregaban el sábado en el puente que divide a los dos países, exigiendo a la policía eslovena que los deje entrar, constató la  AFP .

Eslovenia está dispuesta a acoger “hasta 10 mil”  refugiados si se lo solicitan, declaró la embajadora eslovena en Alemania, Marta Kos Marko, en una entrevista que publica este sábado la prensa alemana.

Estas declaraciones se producen cuando Eslovenia, país bisagra de dos millones habitantes entre Croacia, Hungría, Austria e Italia, encara la llegada masiva de inmigrantes.

Ironía de la Historia

Más hacia el este, unos mil 200 refugiados habían atravesado la frontera entre Croacia y Hungría, este sábado a las 10H00 GMT, según la Policía, la mayoría en autobuses.

Hungría terminó este sábado la colocación de alambradas en 41 kms de su frontera con Croacia, pues el resto de los 330 kms de frontera entre los dos países está delimitado por el río Drava, difícil de atravesar.

Budapest, partidario de una línea dura contra los migrantes, ya erigió otra valla en los 175 km de su frontera con Serbia, y ahora quiere elevar una valla sobre parte de su frontera con Rumanía, más al este.

La ministra croata de Exteriores Vesna Pusic calificó de “ironía de la Historia”  la colocación de alambradas por Hungría en la frontera con Croacia al recordar, en entrevista a la radio pública búlgara, que “hace 26 años Hungría estaba del otro lado del telón de acero” .

La policía húngara informó que hasta el viernes a medianoche 209 mil 963 refugiados habían atravesado la frontera húngara, de los cuales más de 200 mil desde Serbia y casi ocho mil desde Croacia.

Drama

  • 209 mil 963 refugiados habían atravesado la frontera húngara hasta el viernes
  • 2 niñas fueron encontrada ahogadas
  • 750 migrantes fueron rescatados de las costas libias

El incesante flujo migratorio eleva la presión sobre la UE, cuyos dirigentes se reúnen el próximo miércoles en Bruselas para intentar superar sus profundas divisiones.

Más al sur, en el Egeo, una niña siria de cinco años fue encontrada este sábado ahogada y otros migrantes están desaparecidos tras el naufragio de su embarcación que intentaba llegar a Grecia desde Turquía.

El viernes el cuerpo de otra niña de cuatro años había sido descubierto en una playa de la región de Cesme  (este) en Turquía, después de que también naufragara el barco en el que intentaba llegar a Grecia.

Ante la multiplicación de naufragios, centenares de migrantes han decidido intentar entrar a Grecia por la frontera terrestre, pero están bloqueados en la ciudad turca de Edirne  (noroeste) , ya que las autoridades turcas les prohíbe el acceso a la frontera.

En fin, al menos 750 migrantes fueron socorridos el sábado en aguas internacionales cerca de las costas libias por barcos de Médicos sin Fronteras  (MSF) .