Internacional

Muere un soldado colombiano en un ataque adjudicado a las FARC

Un soldado colombiano murió el viernes en zona rural del departamento de Caquetá, en el sur del país, tras recibir un disparo de un francotirador que, según el Ejército, pertenece a las FARC, informaron el sábado fuentes castrenses.

Por Bogotá/EFE

Cabecillas de la delegación negociadora de las FARC durante una conferencia en La Habana. (Foto Prensa Libre: AFP).
Cabecillas de la delegación negociadora de las FARC durante una conferencia en La Habana. (Foto Prensa Libre: AFP).

El soldado fue identificado como Jaime Perdomo Valencia, de 30 años, quien realizaba “operaciones militares de control territorial”  en el corregimiento de San Pedro, en el municipio de Florencia,  (capital departamental) detalló el Ejército en un comunicado.

Perdomo “fue impactado”  en el pecho por un francotirador que, según los militares, forma parte del “frente tercero de las FARC”, a quienes adjudicaron el ataque.

El soldado fue atendido en la zona por enfermeros de combate, pero murió debido a la gravedad de la herida, agregó la información.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia  (FARC) iniciaron el pasado julio un alto el fuego unilateral que, según diferentes organizaciones que estudian el conflicto, han cumplido desde entonces.

El Gobierno colombiano y la guerrilla mantienen desde hace más de tres años y medio un proceso de paz en La Habana, donde ya han alcanzado preacuerdos sobre cuatro de los cinco puntos de los que consta la agenda para alcanzar un acuerdo definitivo, algo que esperan conseguir en los próximos meses.

Denuncia atentado

La muerte del soldado ocurrió el mismo día que la Unión Patriótica, partido creado en Colombia en 1985 por políticos de izquierda y guerrilleros desmovilizados, denunció un “atentado”  contra una de sus militantes en la turística ciudad de Cartagena, en el Caribe.

“Atentado contra Imelda Daza en Cartagena. Hombres armados disparan contra la líder de UP”   (Unión Patriótica) , escribió en su cuenta de Twitter Aída Avella, presidenta de la formación política que sufrió el asesinato de unos 3.000 militantes por elementos de la derecha después del fracaso de las negociaciones de paz iniciadas en 1984 entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia  (FARC, comunistas).

“Estaban en una reunión con trabajadores, la Marcha Patriótica y el Partido Comunista cuando de repente entró un hombre disparando y otros lo esperaban fuera”, aclaró por teléfono a la  AFP  Avella, quien agregó que un escolta resultó herido.

Daza, candidata a la gobernación del departamento de Cesar  (noreste, frontera con Venezuela) en las elecciones regionales del pasado octubre, “ha recibido muchas amenazas”  desde que regresó hace aproximadamente un año de un exilio de casi tres décadas en Suecia, afirmó Avella.

“Atentados y muertos hay muchos, pero que te disparen en el centro de Cartagena es muy preocupante”, añadió, mientras se preguntaba “¿nos van a dejar matar otra vez? Esto va contra la paz”.