Internacional

Mueren 33 en serie de atentados en norte de Irak

Al menos 33 personas murieron este lunes en tres ataques, dos de los cuales fueron cometidos por suicidas con coches bomba, en la provincia de Diyala al norte de Irak, indicaron la policía y los servicios de socorro.

Por Bagdad/AFP

<em>Vehículos dañados por los atentados en la provincia iraquí de Diyala.</em><br />
Vehículos dañados por los atentados en la provincia iraquí de Diyala.

Estas explosiones, cuyo objetivo fueron barrios con población mayoritariamente chiita, ocurrieron menos de un mes después de que un atentado suicida provocara 120 muertos en Jan Bani Sad, en esta misma provincia.

Un primer atentado suicida con coche bomba provocó al menos 20 muertos en el mercado de Hwayder. “Un kamikaze al volante de un hehículo cargado de explosivos lo hizo estallar en medio del principal mercado de la localidad de Hwayder” , precisó un teniente coronel de la policía.

Un segundo ataque similar mató al menos a 10 personas en Kanan. El kamikaze había pasado por un checkpoint antes de hacer explotar su vehículo, explicó un capitán de la policía.

Estos atentados fueron reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico  (EI) , que desde junio de 2014 controla amplias partes del territorio iraquí.

Finalmente, otro atentado con bomba costó la vida a tres personas en Wathba, según las fuentes.

Los atentados tuvieron lugar cerca de Baquba, capital de Diyala.

En Irak, donde la comunidad chiita es mayoritaria, el jefe del Estado es kurdo, el primer ministro es chiita y el jefe del parlamento es sunita, en virtud de un acuerdo no escrito de cuotas.

Durante la dictadura de Sadam Husein, tanto los chiitas como los kurdos fueron oprimidos. Nueve años después de la ejecución de Husein, esta comunidad, a la cual pertenecía el dictador, dice estar marginada.

Estas divisiones fueron aprovechadas por el grupo yihadista sunita Estado Islámico  (EI) , que tomó grandes extensiones de territorio en junio del 2014, en una ofensiva rápida, que en algunas regiones contó con el apoyo de comunidades sunitas.

El 17 de julio recién pasado, el Estado Islámico reivindicó otro ataque registrado en la zona de Jan Beni Said, a 20 kilómetros al sur de Baquba, en el que al menos 97 personas fallecieron y 130 resultaron heridas.

El grupo yihadista controla amplias zonas de Irak y Siria desde junio del 2014, donde ha proclamado un califato en el que impone su visión retrógrada del islam.